Contactar a Valentina Villagra (22) es inmediato. Se nota que está 24/7 en el mundo digital, donde se mueve como una verdadera celebridad de las redes sociales. “Divertida, chispeante y bella”, es lo que se lee de su personalidad en internet. En 2009 ‘Balentina’, como ella misma se apodó para diferenciarse de sus pares, se propuso dejar el anonimato en Iquique y cambiarlo por la fama digital creando un canal de Youtube y que hoy, después de seis años grabando desde su habitación, siempre acompañada por su chihuaha, ‘el gordo’, disfruta con su primer libro recién publicado, Besito en la frente (Planeta).

Wp-valentina-1

Así es el fenómeno mundial de los youtubers: usuarios de la red social que graban, editan y suben al ciberespacio sus propias vidas y reflexiones. “Son verdaderas estrellas globales”, aseguró el periódico inglés The Guardian cuando presentó a Zoe Sugg, una de las estrellas del ciberespacio más influyentes del mundo. La popularidad de estos aficionados está determinada por la cantidad de visitas y likes o “deditos arriba” en cada video. Y en el caso de ‘Balentina’, ella es una de las líderes en nuestro país.

–¿Qué te motivó a crear un canal de Youtube?

–Estaba ociosa. Partí hace seis años grabándome, creando videos para verlos yo y nadie más. Eran verdaderos impulsos generados por el aburrimiento, que no buscaban más que capear la rutina de mi vida…

En el canal de ‘Balentina’ los temas son variados. Una cámara semi profesional, lámparas de su casa y un trípode son sus elementos. Y con eso basta para viralizar en cuestión de segundos recetas de cocina express, tutoriales de maquillaje, consejos para superar la depresión y hasta las 13 formas de comer sandía. “Nunca imaginé que llegaría a tanta gente, ni dimensioné lo que esas personas terminarían significando en mi vida. A medida que fue pasando el tiempo, el cariño llegó reflejado en posts, comentarios, likes e imágenes”.

El año pasado dejó la carrera de Odontología por el cierre de la Universidad del Mar. Y hoy dedica su vida a las redes: “Mis días giran en torno a Youtube”, cuenta. Su semana parte armando una pauta de temas que le interesan o que vio en la red y luego produce, busca la música indicada y hasta crea efectos especiales. Sin embargo, su popularidad en las redes con más tres millones de seguidores entre Facebook y Youtube, también tiene consecuencias.

–¿Qué consejos das a quienes empiezan en este camino?

–Creo que la exposición es lo que más preocupa. Se reciben todo tipo de comentarios. Y se debe estar preparado para lidiar con ello. Uno aprende a aceptar las críticas constructivas y no dejar que afecten las destructivas.

–¿Ha pasado por momentos difíciles en que has pensando en dejarlo?

– He vivido períodos de gran dolor emocional y no me he sentido bien para grabar, por lo que me he ausentado momentáneamente. Pero siempre regreso, porque me apasiona y me da el impulso para seguir adelante. A Youtube me aferro y me veo haciéndolo mucho tiempo más.