Ya no es novedad el conflicto que tiene enfrentados en las calles a los choferes de Uber y Cabify con los taxistas en Chile. Esta tensión se ha venido generando en muchas ciudades del mundo y en los últimos meses explotó en nuestro país. La batalla era absolutamente esperable, y es que los costos para un taxista son significativamente superiores, considerando patente, mantenciones, seguros, impuestos, etc.

Por otro lado, no cabe duda que Uber ofrece algo valioso para las personas. Si no fuera así, la aplicación no habría logrado el alcance que tiene en la actualidad. Uber es una empresa que empezó a funcionar hace sólo 6 años en San Francisco (hace 3 en Latinoamérica) y hoy tiene presencia en 63 países, realizando cerca de 3.000.000 de viajes por día. Sólo para hacerse una idea, la valorización actual de esta empresa con 6 años de vida es de US$62.500 millones, lo que equivale a más de 3 veces la valorización de la empresa privada más grande de Chile (Falabella).

Vengo recién llegando de Estados Unidos y me sorprendió lo mucho que utilizan la aplicación. La alternativa más económica allá es UberPool, donde compartes el viaje con otros pasajeros que van en la misma ruta que tú. Es increíble el nivel de eficiencia que se alcanza con esta alternativa. Pero esto no es todo. Hoy Uber ya está probando en la ciudad de Pittsburg su primer auto sin chofer.

Es un Ford Fusion enchulado en el Uber’s Advanced Technologies Center, y que ya se encuentra en las calles transportando personas. Desde la empresa han mencionado que este es sólo el primer paso de lo que debiera derivar finalmente en “transporte más asequible, económico y seguro” para las personas.

¿Será que en el futuro les contaremos a nuestros hijos y nietos que antes nos movíamos en vehículos manejados por personas?

Comentarios

comentarios