Saber todo de todos. A veces, las redes sociales generan la ilusión de que estar conectados con otros significa conocerlos realmente.

Pero la gente que agregamos a Facebook ¿es realmente nuestra amiga? ¿Los conocemos de verdad? Nestlé, a través de su marca Nescafé, y en el marco de su proceso de unificación de imagen, denominada “REDvolution”, levantó en Chile la campaña “¿Amigos de verdad?”, un experimento social en formato webserie protagonizada por Gustavo Montaldo (28 años), estudiante de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad de Chile, y que con dos tazas de café y una cámara GoPro se dio la tarea de visitar sorpresivamente a sus contactos de Facebook, conversar con ellos, contrastar experiencias e intereses e investigar qué tan amigos son las personas con las que mantenemos relaciones virtuales. 

La campaña llega a Chile avalada por sus excelentes resultados en Francia, donde ganó un Cannes Lions y contó con más de un millón de visitas. 

Al mismo tiempo, la compañía decidió encargar un estudio a Adimark GFK, para analizar las relaciones de amistad que los chilenos tienen en las redes sociales. Y hay datos interesantes. Por ejemplo, el 41% de los encuestados dijo que había eliminado contactos de Facebook recientemente y entre las principales razones destacan el darse cuenta que esa persona no le interesaba (76%) o que hace mucho tiempo que no tenía ninguna interacción con ella (60%).

Del estudio, dice Felipe González, gerente de Alimentos y Bebidas de Nestlé, una de las cosas que más les llamó la atención es el alto número de contactos que tienen los chilenos, pero “más aún que las personas no establecen relaciones personales, de ‘Amigos de Verdad’, con la mayoría de ellos”. Para el ejecutivo, la falta de tiempo es lo que nos aleja de nuestras amistades: “Esto demuestra la necesidad urgente de hacer pausas en el día”, agrega. Algo que se hace particularmente difícil en Chile teniendo en cuenta que somos un país “donde las largas horas de trabajo y de transporte dificultan la interacción entre las personas y la conversación frente a frente”, señala González. 

Al final, y por más que la tecnología avance y las redes sociales nos inunden, el hablar en vivo y en directo es lo que determina la calidad de las relaciones que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida.