Nuestras mujeres es la obra del francés Eric Assous que ya recorrió exitosamente las carteleras de París (2014) y Madrid (2015), y aterrizó en Buenos Aires con tres figuras que comparten el escenario por primera vez aunque no la amistad: Guillermo Francella, Jorge Marrale y Arturo Puig. En diciembre llegan a Santiago luego de haberse presentado en Lima. Caras.cl conversó con Marrale y Puig haciendo un recorrido por sus historias, y por la trama de la obra que promete ser ni más ni menos que el costumbrismo de una situación límite en la que 3 amigos se comportan de forma diferente.

Max (Francella), Pedro (Marrale) y Toni (Puig) son amigos desde hace 35 años y se reúnen todas las semanas en la casa de Max, el único soltero. Una noche la amistad entre los tres personajes se tensa cuando Toni llega atrasado a la junta con una noticia crítica: había cometido un asesinato. Aquí empieza la historia, surgen las preguntas y todo flota en la misma superficie: los secretos, los miedos, las miserias y cómo se debe actuar cuando el amigo de uno hizo algo grave. ¿Cuál es el valor de la amistad y cuáles son sus límites? ¿Cómo actuar cuando tienes que condenar a alguien pero esa persona lleva al lado tuyo 35 años? 

vertic_880_0

Jorge Marrale (JM) arribó a Chile por primera vez en 2010 con la taquillera Baraka y hoy regresa con Nuestras Mujeres al teatro Nescafé de las Artes. “Recuerdo que el recibimiento en Chile fue magnífico, la primera semana llenamos todas las funciones, a tal punto que tuvimos que volver a Santiago en una segunda oportunidad y nos fue excedentemente bien. El público chileno es muy receptivo y valora mucho estas obras. Me da mucha satisfacción poder estar otra vez en Santiago con una pieza como Nuestras Mujeres que, de alguna manera, roza en términos de la amistad, Baraka tenía algo de eso, aunque un poco más crispado en términos de lo dramático”, asegura Jorge y anticipa: “Esta pieza deja ver, frente a la propuesta que trae uno de los amigos en un encuentro de esos normales que tienen para jugar a las cartas, al traer esa noticia tan dramática, que no voy a decir qué es, una cantidad de acciones de cada uno de los integrantes de ese trío. Cuando me la ofrecieron, la elegí porque me pareció muy interesante, precisamente por la temática que tocaba y cómo el autor, Eric Assousmaneja con tanta destreza, porque hay que ser muy diestro en la manera de manejar los vínculos y las situaciones para conseguir este éxito”. 

¿Qué expectativas tiene con la llegada de Nuestras Mujeres a Chile?

JM: La pieza puede funcionar muy bien sobre todo porque, más allá de que ha tenido éxito en casi todo el mundo donde se representó, la sensibilidad del pueblo chileno es clave y me da la impresión de que tendría que funcionar muy bien. Vamos a estar otra vez en el Nescafé de las Artes, un teatro querido, grande y hermoso. Me parece que están todas las condiciones dadas como para que tanto el púbico chileno como nosotros la pasemos bien en esos seis días que vamos a estar del otro lado de la cordillera. Tengo que decir que somos afortunados porque es una pieza muy cariñosa para la gente, y tiene esas cosas de las piezas de las grandes comedias en donde todo se va desarrollando y la continuidad de acción está permanentemente asegurada porque todo el tiempo hay un agregado, un “plop” que la activa permanentemente.

¿Cuál cree que es la clave para Nuestras Mujeres comulgue naturalmente con el público chileno? 

JM: Por ahí no hay un sólo gancho, hay una sucesión de enganches que hacen que la pieza sea atractiva tanto para hombres como para mujeres. El gran tema es “Nuestras Mujeres” y no hay una sola mujer en el escenario, sin embargo, los tres personajes pueden hacer un diseño de sus mujeres, de sus conflictos con ellas y eso es absolutamente universal, tanto desde el punto de vista de lo que ve el hombre, como las respuestas que seguramente uno entiende que puede tener una mujer con respecto a esos vínculos.

Lo otro que me parece esencial, es ver cómo más allá de que me toque a mí como personaje en un momento revelar una disconformidad con el personaje de Guillermo Francella, siento que la pieza se mete con la amistad, con la duradera. Son amigos desde hace 35 años, sin embargo, esa amistad deja ver que no todo se ha dicho, que siempre hay alguna sorpresa, algo nos pasa a todos: tenemos cosas guardado que queremos decir en algún momento, y que no lo podemos decir pero si se presenta la ocasión, aparece.

Creo que el vínculo de la amistad en el tiempo es otro de los ganchos interesantes, humanamente hablando: lo que me guardo, lo que no me guardo, después de una amistad de tanto tiempo. Y el otro elemento esencial es el juego, el juego que propone el autor y que tan bien manejó Javier Daulte es cómo es el mundo de los hombres: en soledad, cuando hablan entre ellos, cómo es cada uno respecto del tercero, cómo nos miramos, cómo nos sentimos y hasta dónde uno, frente a la situación compleja de uno de los amigos, se va a jugar o no y con criterios que no tienen que ver con que ” te quiero más o menos” sino por lo que somos, por lo distinto que somos, y eso me parece que es otro gran logro.

NM---ALTA-67

Por su parte, otro de los protagonistas de la obra es Arturo Puig (AP), para los chilenos el reconocido actor de la teleserie Grande Pa, emitida hace algunos años por televisión abierta, cometa: “Las expectativas siempre son grandes cuando uno va a otro lugar, pero creo que van a ser buenas, estamos muy contentos de ir y sobre todo con esta obra que consideramos que es muy buena, espero que le guste al público chileno. Estamos expectantes y deseosos de partir para allá”.

Su personaje es el que genera el quiebre de la historia, ¿cómo lo define y cómo trabajó para desarrollarlo? 

AP: Es el personaje más difícil de la obra. Es el quiebre, a partir de ahí empieza a suceder una serie de acontecimientos entre estos amigos que se conocen desde hace 35 años y a quienes se les presenta la disyuntiva en qué hacer con este amigo que viene con ese problema. Y a él también, ¿no? Fue una preparación bastante difícil porque mi personaje entra en un estado muy “allá arriba” y encima en la obra se emborracha, toma pastillas. Le pasa un poco de todo, hasta llora. El personaje es muy dramático dentro de la comedia y también trae consigo una cosa tremenda, es algo muy grave lo que hizo.

Fue toda una preparación de ensayar mucho, por otro lado me siento muy bien haciéndolo, me canso un poco pero después tengo un tiempo para descansar en escena. Me gusta mucho el personaje y la obra. Lo cierto es que esta pieza no habla solamente de las mujeres, habla más que nada de la amistad, de la moralidad, del qué hacer con este amigo. Y, por otro lado, también es una noche en la que se empiezan a decir las verdades que tienen guardadas hace muchos años.

El nudo de la obra es la amistad, que va atravesando la moralidad, la honestidad, qué hacer y qué no hacer frente a un hecho límite. Creo que eso es lo que tiene de bueno la obra y que está muy bien escrita.

Qué: Nuestras Mujeres con Guillermo Francella, Jorge Marrale y Arturo Puig.
Dónde: Teatro Nescafé de las Artes
Cuándo: Desde el 7 al 10 de diciembre
Cuánto: De $26.000 a $75.000