De los siete padrinos elegidos para George Alexander Louis, la única perteneciente a la familia real fue Zara Tindall prima hermana de William e hija de la princesa Ana, la que no fue invitada al bautizo. Zara llegó junto a su pareja, el seleccionado nacional de rugby Mike Tyndall.

Un dato relevante que empieza a darle un sello al estilo que tendrán los futuros monarcas ingleses. El legado de Diana le llaman algunos, la recordada “princesa del pueblo”.
La elección de Julia Samuel como madrina fue sin duda un claro homenaje del principe William a su madre.Julia cuya hermana, Sabrina Guiness, sostuvo un breve romance con Carlos antes de que éste se comprometiera con Diana, conoció a la princesa de Gales en una comida. Fue una de las pocas amistades que se mantuvo leal hasta su trágica muerte. Es por eso que seguramente William la eligió y siempre ha mantenido contacto con esta gran amiga materna, especialmente a través de la organización de caridad que Julia preside “Child Bereavement UK” de la que es administrador y patrono.

Otro toque sentimental fue la designación de Jamie Lowther-Pinkerton, secretario personal de la pareja y la mano derecha del príncipe desde el año 2005, leal a la familia real fue también en su tiempo, asistente personal de la Reina Madre. El resto del grupo de padrinos son jóvenes amigos de los duques: Emilia Jardine -Paterson, amiga de Kate desde sus tiempos de colegio en Malborough, fue quien acompañó a la actual duquesa a pasar las penas a Ibiza cuando en el 2007 ella y William terminaron temporalmente su romance. Emilia quien es ahora una prestigiosa decoradora ha sido quien ha ayudado a Kate con la decoración de su nuevo hogar en Kensington Palace.
Oliver Baker compartió una casa con los duques mientras eran estudiantes en Saint Andrews y desde entonces es parte de su círculo de amigos mas íntimos. Mientras William Van Cutsem es uno de los amigos más antiguos del príncipe. Juntos jugaban en los mismos jardines donde seguramente correrá George, cuando de pequeños los hijos de Diana vivían en Kensington con ella. El último miembro de los honrados padrinos es Earl Hugh Grovesnor, hijo del duque de Westminster, el terrateniente más rico de Inglaterra y gran amigo del príncipe Carlos. La madre del joven Earl de 22 años es madrina a su vez de William.

Una minuciosa elección de ambos padres que querían algo muy íntimo alejado del alboroto y la formalidad que suele rodearlos. Fueron sólo 22 los invitados, una tercera parte de los que acudieron al bautizo de William y la ceremonia se efectúo en una capilla bastante más pequeña que la del Palacio de Buckingham donde éste fue bautizado en 1982. El lugar elegido tiene un gran significado para el príncipe y Kate pues allí fue donde se realizó el velatorio privado a Diana antes del funeral público. En esta pequeña capilla el joven de 16 años pudo despedirse de su madre tras su trágico accidente en París.
Completaron la íntima lista de asistentes al bautizo realizado por el obispo de Londres Richard Chartres, la bisabuela de George: la reina Isabel, el príncipe Carlos con su esposa Camilla Parker Bowles, Carole y Michael Middleton y sus orgullosos tíos: Harry, Pippa y James, quienes acudieron sin sus respectivas parejas. Mucho se había hablado de que ésta sería la ocasión en que el príncipe Harry presentaría en forma oficial a Cressida Bonas como su novia. Pero la joven, con quien mantiene una relación de más de un año no fue invitada.

Wp-george-2

¿Otra integrante para la nueva generación? Crecen los rumores de que el próximo gran evento protagonizado por la familia real podría ser el matrimonio del príncipe más díscolo de Europa con esta joven en la que parece haber encontrado a su mujer ideal. Cressy, como la llaman, es independiente y algo bohemia pero con suficiente sangre azul como para saber adaptarse a los requerimientos en caso de convertirse en la mujer del cuarto heredero a la corona británica. Estudiante de danza, música y teatro, su sueño es ser actriz. De espíritu tan libre como el de Harry, gracias a su educación es, sin embargo, perfectamente capaz de acomodarse al protocolo y hasta ahora ha cumplido con un requisito esencial para ser aceptada por “la corona”: sabe mantener silencio.

No ha hablado jamás de su noviazgo ni de tema alguno con la prensa a pesar de que ella y el príncipe mantienen su relación bastante abierta a los medios y son fanáticos de los conciertos y las premiers cinematográficas. Su primera aparición pública fue en el lanzamiento de la última película de Batman “The Dark Knight Rises” en julio del 2012 y este año Cressida se las arregló para llevar a Harry de incógnito a Glastonbury, el más popular festival de rock de Gran Bretaña, panorama top del verano. Sus opciones para no ser asediado por la prensa no pasan de ir a bailar a clubes privados en Chelsea o Mayfair, pero su nueva novia con sólo 24 años no quiere renunciar a los placeres “comunes” de una joven normal, incluso en su forma de vestir. Ya se habla del “estilo Cressida” que ha sido definido por revistas de moda como “impossibly cool”. No teme usar desgastadas jardineras de jeans, populares durante el verano europeo, anteojos de tonos fosforescentes, zapatillas “high top” de Nike y ha puesto de moda los poco estéticos “scrunchies”o bandas elásticas para el pelo.

La entrada de los “commoner” Middleton a la familia real significó un cambio radical en las reglas de la monarquía, por lo que el hecho de que la madre de Cressy haya posado semidesnuda en los años 60 para un libro llamado “Birds of England” no debería ser obstáculo para ser aceptada. Lady Mary-Gaye Curzon fue una de las más famosas It Girls británicas y en aquel libro se fotografió junto a figuras como Julie Christie y Charlotte Rampling. Conocida también por una agitada vida amorosa se ha casado y divorciado 4 veces además de tener una larga lista de amantes. El padre de Cressida y su tercer marido es el empresario e historiador Jeffrey Bonas. La aristocrática ascendencia de lady Curzon sin embargo, hace las cosas más fáciles. El padre de Mary-Gaye era el sexto conde de Howe y ahijado del rey Eduardo VII, lo que mantuvo a la mamá de Cressy siempre muy cerca de los círculos reales y del sector más privilegiado de la sociedad inglesa. Una anécdota en la familia es el hecho de que en el bar del famoso hotel Claridge de la capital inglesa, existe un coctel de color azul llamado Curzon en honor a lady Mary – Gaye y su sangre supuestamente del mismo tono.

En cuanto a los medio-hermanos de la novia de Harry los más conocidos son Isabella, quien tuvo un breve romance con el príncipe William pero que ahora esta felizmente casada con el hijo de Sir Richard Branson. Luego está Jacobi, jugador de polo y gran amigo también de William y Pandora, diseñadora de accesorios para Vivienne Westwood. Pero a pesar de los muchos amigos en común y de moverse en los mismos círculos desde pequeños, fue solo a mediados del año pasado que los dos jóvenes fueron presentados oficialmente en una fiesta por su gran amiga y prima de Harry: la princesa Eugenie, con la que han viajado a esquiar a Verbier en Suiza y quien junto a su novio es una fiel compañera de fiesta de la pareja.
Aunque todo parece indicar que la cosa va muy en serio, la señal más clara para los ingleses ha sido la portada de aquella biblia de la sociedad británica: la revista Tatler. Una bellísima Cressida sonríe tímidamente sobre el titular “Harry loves Cressy”. Le llevó a Kate Middleton ocho años de romance y noviazgo con William para llegar a esa portada y dicen los que saben que cuando Tatler habla es porque bodas trae. El tiempo dirá. Por ahora el príncipe travieso se concentra en su próxima aventura en esquís al polo sur que comenzará en noviembre y para la que entrena fuertemente.

>Te podría interesar: Desde Londres: Cressida & Harry