Nadie se lo esperaba, pero la “it girl” de España, hoy, es Victoria Federica de Marichalar y Borbón, nieta de los reyes eméritos y sobrina del actual rey Felipe VI. Recién cumplió 18 años y tuvo al país conteniendo el aliento porque se sabe que su madre, la infanta Elena, quiere celebrar su mayoría de edad con una fiesta de “puesta de largo”.

Esto implica, además, que en España vuelven a tener vigencia estos grandes eventos con los que las familias poderosas celebran a sus hijas cuando llegan a “casaderas”. Años atrás, estas jóvenes se presentaban en sociedad con una fiesta de gala —ellas de largo y ellos con chaqué—, pero la costumbre se había ido perdiendo junto con el fortalecimiento de la democracia. Sin embargo, Victoria Federica —sus amigos le dicen Vic— ha ido ganando tanta popularidad personal que a nadie le molestaría una celebración de lujo. Es más, los medios la siguen y quieren verla luciendo los zapatos Manolo Blahnik que le regaló su papá, Jaime de Marichalar, el 9 de septiembre, día de su cumpleaños.

Trascendió que la fiesta probablemente se hará en noviembre y se espera que sea cool porque Vic tiene una personalidad que da para portada de revistas. Aunque siempre fue la hija tranquila —pues el turbulento y problemático es su hermano mayor, Felipe Juan Froilán —, se ha ido haciendo conocida justamente porque no crea conflictos y es muy buena nieta. Siempre ha acompañado a su madre y a su abuelo, el rey emérito Juan Carlos, a las corridas de toros, y es así como se rumorea que su primer romance es justamente con un torero, el peruano Andrés Roca Rey, quien le ha brindado varios toros poniéndola en el foco mediático. Esta es una costumbre muy antigua y significa que el torero, después de matar con buena técnica a uno de estos animales, le “dedica” su éxito a una persona especial.

Todo lo que hace Vic por esos días es noticia, aunque sea tan obvio como salir de compras, almorzar con su papá, asistir a un concierto o ir al cumpleaños de una amiga. Claro que algunas de sus amigas son tan notorias como ella. A mediados de septiembre estuvo en Sevilla en la “puesta de largo” de Cayetana Rivera Martínez de Irujo, nieta de la duquesa de Alba, y aunque llegó a la fiesta en un democrático bus que trasladaba a un grupo de invitados, la única que apareció en las portadas y los noticieros de televisión fue ella. Por eso toda España sigue conteniendo el aliento a la espera de que se realice su propia fiesta con tradición antigua, pero en estilo millennial.