El teatro donde se presenta “An Evening with Lucien Freud” está en un callejón apartado del bullicio del West End, a media cuadra de la turística Leicester Square. Es pequeño y al llegar hay que bajar a un subterráneo a una sala con 50 sillas y sin escenario, lo que agrega intimidad entre la actriz y la audiencia. Es lo que se llama fringe theatre, teatro independiente y más experimental, el que habitualmente no genera la expectación y la cobertura que ha atraído esta obra. La razón: la actriz que protagoniza este monólogo es Cressida Bonas, quien hasta ahora ha ocupado cientos de páginas de revistas pero por su relación de más de dos años con el Principe Harry y que llegó a su fin en abril del 2014.

CARAS fue al preview, un día antes de ser presentada oficialmente ante la prensa británica. Nos sentamos en primera fila junto a la autora de esta pieza autobiográfica, Laura-Jane Foley, que describe las horas que ella pasó con el pintor inglés Lucien Freud, hace once años, cuando era una estudiante de arte en Cambridge y debió hacerle una entrevista al célebre artista para su tesis de grado. El nieto de Sigmund, de entonces 81 años, no sólo aceptó ser entrevistado por Laura, quien tenía 21 años, sino que la invitó a su casa en el norte de Londres donde la cautivó con sus historias y el más fino champagne.

Wp-laura-cressida-450

Para recrear esta escena, Cressida encarna a la veinteañera Laura a través de un monólogo que la ex del príncipe ejecuta con un talento innegable. Ahí la tenemos a sólo un par de metros y cada gesto, cada expresión, es la adecuada. Cressida se compromete con el personaje y cuando al final de la obra tenemos la oportunidad de hablar con Laura-Jane Foley, revela a CARAS las razones por las que eligió a Bonas para representarla sobre las tablas: “Su compromiso con mi personaje, su entendimiento y su fascinante atractivo. No se parece físicamente a mí como otras de las postulantes, sin embargo, sentí que ella se impregnaba del rol”.

Mientras converso con la autora aparece Cressida, quien brevemente nos cuenta lo feliz que está de actuar aquí; se da tiempo de agradecerme por haber venido y posa para una foto de ella y su alter ego teatral. Luego se despide muy dulcemente: “Mi familia me espera”, se excusa. Efectivamente su madre, su padrastro y hermana han venido a verla. No es fácil sostener un monólogo creíble y estar sola en escena por 65 minutos, sin embargo, esta joven que estudió danza y teatro logró imbuirnos de la historia de esta estudiante de arte que luego de una seductora noche, rehusa una proposición de uno de los mayores genios artísticos de Gran Bretaña.

Wp-cressida-actuacion-450

Dos días más tarde, el viernes 22 de mayo, los más importantes diarios del Reino Unido han llevado a Cressida y la obra, An Evening with Lucien Freud, en portada. Todos comentan el indudable talento de la modelo de Mulberry, quien pronto debutará también en el cine con la película “Tulip Fever” cuyo rodaje terminó hace algunos meses. Mientras observaba a Cressida en el teatro, no podía sino pensar que esa obvia pasión por la actuación, no era compatible con la vida de palacio.