Estos tres personajes definitivamente han marcado tendencias con sus aportes e invenciones. Y son muchos, y muy jóvenes, los que los siguen. Alberto Fuguet (29 años, periodista de la Universidad de Chile) se hizo conocido con su columna Alekán (un yuppie típico de los 80) y con su libro de cuentos Sobredosis. Gracias a ello consechó una gran cantidad de lectores, que lo transformaron en uno de los autores nacionales más vendidos.
Hace dos años publicó Mala Onda, en la que confirmó su capacidad de interpretar a un segmento determinado de jóvenes chilenos.

Iván Valenzuela (26, periodista de la UC) fue durante mucho tiempo redactor de espectáculos de El Mercurio. Amplio conocedor de la música pop, ha incursionado con éxito en la televisión y en la radio, siendo su última movida la fundación de la Radio Rock&Pop, emisora top de los adolescentes.

Felipe Bianchi (27, también periodista de la UC) se especializó en deportes y usa asimismo un lenguaje que le resulta directo y atractivo a la juventud.

Estos tres cerebros de juntaron en Zona de Contacto, que comenzó hace dos años como un espacio al interior de la revista Wikén y que hoy es un suplemento autónomo del periódico. Allí se reúne un equipo editorial de jóvenes de entre 20 y 30 años que, con un estilo, diseño y contenido bastante innovadores, trata de diversos temas de interés para la juventud. La Zona funciona sobre la base de talleres literarios y periodísticos en los cuales participan más de sesenta estudiantes de colegios y universidades, y publica los mejores trabajos.

Este trío ha probado que la generación que nació con la televisión encendida también sabe leer y escribir.