El 29 de junio de 1973, el camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen, que estaba cubriendo para la televisión sueca los últimos estertores del gobierno de Salvador Allende, tomaba desayuno en el Hotel Crillon. De pronto, ráfagas de metralleta, balazos y el ruido de tanques lo despabiló. Tomó rápidamente su cámara filmadora Eclair y salió a la calle Agustinas. Alcanzó a registrar dos minutos en su cinta, que recorrió el mundo, donde se ve gente corriendo confundida y un camión del regimiento Blindados número 2 lleno de conscriptos armados y amenazantes.

Alcanzó a registrar dos minutos en su cinta, que recorrió el mundo, donde se ve gente corriendo confundida y un camión del regimiento Blindados número 2 lleno de conscriptos armados y amenazantes.

Leonardo tenía 33 años, dos hijos y en su chaleco de camarógrafo, un pasaje para viajar a Suecia para poder ver el fruto de su trabajo recorriendo Latinoamérica durante varios años. Henrichsen dirigió su foco a los militares, que le apuntan y disparan. Quien aparece en esta imagen es el cabo Héctor Bustamante, quien ordenó abrir fuego esa mañana del llamado ‘Tanquetazo’, el fallido intento de Golpe de Estado encabezado por el coronel Roberto Souper Onfray y apoyado por el movimiento Patria y Libertad, dirigido por Pablo Rodríguez Grez.

Leonardo Henrichsen falleció minutos después de un balazo en el pecho. Su muerte era un anuncio de los tiempos que vendrían más adelante.