Las peculiares coincidencias. Septiembre está marcado por la moda en dos lejanas coordenadas. Este mes en Manhattan las grandes firmas presentan las últimas tendencias para la próxima primavera: pasarelas llenas de trajes monocromos, blancos, de encajes, redes, con influencias asiáticas y vuelos, entre las muchas apuestas de los diseñadores. Y en Chile estas semanas se repite una de las costumbres más pintorescas de Fiestas Patrias: hombres y mujeres afanados recorren tiendas para aparecer con nuevo look en asados y ramadas. Incluso, algunos suman a niños, chiquillos y mocosos a este hábito festivo por renovar el clóset.

En Santiago puede parecer un hábito extraño, pero en muchas provincias todavía se mantiene ese ánimo por el cambio. Ya sea para desfilar en la miniparada que reúne a todas las instituciones del pueblo, o para juntarse y mirar al resto —y sus parientes que visitan de la capital— en la medialuna o gimnasio municipal, donde se arma la fiesta.

Varios repiten por estos días que el Dieciocho es fome, una lata. Que la ciudad es maravillosa con toda la gente fuera. Da para discrepar en el primer punto, ya que es el momento del calendario en que, por hechos concretos, Santiago no es Chile. Son esas costumbres chiquitas —como la de la tenida dieciochera, los volantines de papel que se ven a la orilla de las carreteras, las humildes ramadas con chuicas de pipeño que se suceden desde el tren al sur— las que marcan un ritmo distinto que, incluso, tampoco se viven en esas escapadas a la playa (donde se repite el mismo modelo de fiesta capitalina) por los mismos días.
La provincia manda porque lo que ocurre allí en septiembre no es impostado. No es un choripán de cinco mil pesos, ni la banda indie en ánimo de fonda. La fiesta es real.

Para los santiaguinos, quizás, puede que la costumbre de comprar ropa en estas fechas no sea tan común como en el pasado. Pero algunas familias sí aprovechan la llegada del 18 para lavar cortinas, cambiar cubrecamas, etc. Finalmente, la celebración es mejor cuando el ánimo está en modo F5, más en un mes complicado. Refresh.

Comentarios

comentarios