Aries

El 2017 se trató de un periodo para conocerte y aceptarte después de varios años de cambios, de salirte de la norma, de aceptar que tu manera es diferente pero no tiene por qué excluir a otros. De hecho, al aceptarte a ti y a tus deseos, te llevaste a aventuras y experiencias que generaron lindas relaciones. En 2018, ya con esa buena base, no te cuestionas tanto si lo que piensas hacer está bien o mal, sino, más bien, cómo lo pones a funcionar y a producir. Te cuento esto porque en 2011 Urano entró en tu signo después de 84 años. Este es el planeta de lo inconvencional, de lo que se sale de la norma, de la genialidad. Para los otros fue inesperado; para ti, con cada paso, un descubrimiento de quién eras y quién eres ahora, y para todos, al final, un ejemplo de valentía y asertividad, porque sea lo que sea que hayas escogido lo hiciste funcionar por el tiempo que necesitabas esa experiencia para después ir por más. Urano en su retiro tendrá mucha fuerza y te impulsará a que tengas gran atrevimiento sorpresivo, como una salida del clóset en grande (y no me refiero a un asunto de inclinación sexual); será un salto que das sobre lo que has descubierto que te mueve más.

Tauro

El 2018 prueba ser un año como ningún otro. Para ponerte en contexto, debo llevarte al pasado, espero que disfrutes el viaje. En 2011 Urano, que es el planeta de la genialidad, invención, revolución, romper con el sistema, entró en tu zona del inconsciente, del trabajo tras bastidores y la preparación para nuevas etapas. Quirón, que representa el trabajo sobre las heridas emocionales, entró en Piscis, que es tu zona de ambiente social, amigos, ambiente circundante, equipo de trabajo y el grupo de personas que apoya tu visión. Con Urano a tus espaldas no importa lo que tú conscientemente creíste que querías, recibiste una guía a experiencias que te sacaron de lo familiar, y con Quirón en Piscis caíste en el ambiente “ideal” para lograr un cambio alineado con tu razón de encarnación. Es como, sin saber exactamente lo que sería o pasaría, pediste trabajo en una agencia o empezaste a estudiar una carrera con un propósito y allí, en el lugar, te prepararon para situaciones que no estaban en tu plan. Tu genialidad se destapó. Para las personas Tauro, que gustan de la estabilidad, los planes y pasos, estas experiencias que rayaron en lo psicodélico activaron partes de su cerebro que no estaban “encendidas” antes. Fueron pequeñas decisiones que cambiaron tu ambiente y de allí, tu visión de la vida. Esos estímulos, experiencias, personas con grandes lecciones de vida que parecían mensajes para ti te llevaron a diseñar, escribir, mudarte y descubrir una causa que quieres defender que envuelve a muchas personas o un mensaje que te parece que a muchos les hará bien.

Géminis

Si hay un año para hacer las cosas bien, es este. No digo que antes hubieras hecho las cosas mal, pues hacemos lo que podemos según nuestro nivel de consciencia. Lo que quiero decir con esta introducción es que en los últimos años tuviste tránsitos de planetas por áreas importantes de tu rueda zodiacal, así que estabas en constante aprendizaje con lecciones fuertes y no podías ver el esquema completo. En 2011 varios planetas cambiaron de signo y con eso arrancó la era del despertar de consciencia acelerado. Urano, planeta de la liberación y revolución entró en Aries, que es tu zona de amigos, ambiente social y trabajo en equipo. Neptuno, que es el planeta de los sueños, la fantasía y la espiritualidad, ingresó en Piscis, que es tu zona de vida profesional o metas a largo plazo, y Quirón, que es un planeta centauro que te ayuda a hacerte consciente de las heridas emocionales, también entró en Piscis. Este cambio energético hizo algo: lento pero seguro, empezaste a abrirte a nuevos ambientes, a codearte con personas muy diferentes, geniales, que tienen gusto por algo que al inicio te parecía novedoso o raro, y eso te hizo pensar que podías trabajar en algo mucho más creativo de lo que habías estudiado. Y en serio… lento pero seguro, año tras año y con la mezcla de otras influencias, debes haber descubierto que te llama la atención el negocio de la comida, la creación de ideas para grandes masas o el desarrollo tecnológico, pero no todos los Géminis descubrieron cómo hacer el salto hasta que llegó 2017, con muchos tránsitos en Piscis (tu zona profesional), y los eclipses Leo-Acuario (se dan cada nueve años), y tuviste la receta cósmica ideal para saltar, emprender o apostar por una idea “descabellada”.

Cáncer

En 2011 empezó una era de realineación para ti debido al cambio de signo de varios planetas. Estos movimientos planetarios crearon el ambiente ideal lento pero seguro para que te prepararas para un cambio de profesión, para estudiar algo que “sana” a otros, para usar tus talentos creativos y elevar un hobby a una carrera real, a envolverte con herramientas tecnológicas para darles forma o hacerlo llegar a muchos y lo más importante: entender que exponiéndote de esa forma y “sanando” a otros, te empezaste a sanar. Tus intereses fueron acentuándose y el trabajo también. Te lo digo porque todo esto suena muy lindo hasta que Saturno (trabajo duro, resultados) entró en Sagitario, que es tu zona de rutinas, calidad de vida, horarios y trabajo diario en 2015, haciendo de la pasión más deliciosa un trabajo tedioso. Sí, es verdad que si amas lo que haces buscas conectar con la musa o te es más fácil recordar por qué empezaste, pero las fechas límite, estar amarrado a un escritorio o constantes cambios en tu trabajo por un Urano errático (jefes con sorpresitas) pudieron agotarse hasta el punto de afectar tu salud en 2016. Te cuento: Plutón es el planeta de la transformación y entró en Capricornio, que es tu zona de socios y pareja, en 2008 y se quedará hasta 2023. Este tránsito largo le enseña a Cáncer a relacionarse mucho mejor con otros. Si te vinculas con personas que son espejo, escoges espejos que muestran lo que tienes que transformar y mejorar. Plutón en el signo opuesto es como un espejo que, en vez de reflejar tu imagen tal cual, refleja tu sombra. Y esto no es negativo, tampoco lo son esas personas que están o estuvieron a tu lado. De hecho, este tránsito puede ser muy sanador, te ayuda a madurar, a asumir responsabilidad y conocerte mucho mejor. Seguramente sabes el dicho “Lo que dice Elena de Juan dice más de Elena que de Juan”, ¿cierto? Bueno, lo que te molesta de otros, lo que tú dices que atraes, también está en ti. Hay una identificación que, consciente o no, te muestra lo que tú también expones.

Leo

Para poder explicarte de qué se trata el año 2018 para ti, debo irme al pasado y tocar temas importantes. Vámonos de vuelta al 2011, cuando Urano entró en Aries y Neptuno y Quirón, en Piscis. Este paquetito inició una era de despertar de consciencia bastante acelerada. Situaciones de salud, oportunidades frustradas de trabajo, un cambio de rutinas bastante fuerte e impuesto y la limitación de viajar, crecer o exponerte como te gusta fueron algunas de las pruebas más duras de 2012 al 2015. Luego, en 2016 fue el amor. Leo ES el signo del amor, del romance, del cortejo. En ese año, más allá de lo bonito del inicio de las relaciones, enfrentaste lo que es más pesado: el compromiso, pero es también lo que te ayuda a poner los pies en la Tierra y evaluar si una relación da para el largo plazo o no. De vuelta con el despertar de consciencia acelerado que te hizo buscar soluciones o aprender de intensas emociones, todos esos eventos te fueron impulsando, pero no fue sino después del eclipse total de Sol en Leo en agosto de 2017 que te atreviste a dar un salto. Todo, todo lo que pasó (mudanzas, cambios de trabajo, buscar tu propósito, pensar que estabas desbalanceado con tanta sensibilidad, etcétera) te ayudó a aceptarte más real, más auténtico, más humano y desde allí, a brillar desde un lugar de integridad. Las personas realmente bellas son las que han ido al lado oscuro y ya están de vuelta, las que aprendieron a tener compasión por sus procesos, a tomarse con calma la vuelta al amor propio. Eso te pasó, ese eres tú ahora y desde ese reconocimiento emocional tienes mucho que dar. Entonces estamos aquí en plena transición de esa era de despertares y una nueva que estás construyendo, y las posiciones planetarias de 2018 te van a ayudar.

Virgo

Ready, set GO! ¡A crear! El 2018 es un año de manifestación, creatividad, creación y procreación para ti. Todo en lo que has trabajado desde 2011 hasta acá ha contribuido a que descubras tu propio estilo creativo; desde cualquier posición manejas mejor el proyecto, qué delegar a quién y cómo ver en la realidad tangible lo que empezó con una idea o emoción, con satisfacción y placer. Para que entiendas cómo se da todo esto y lo que 2018 tiene para ti, debo irme a 2011 cuando Urano, Neptuno y Quirón cambiaron de signos, lo que dio inicio a una era de despertar de consciencia acelerado. Neptuno es el planeta de los sueños, las fantasías, la espiritualidad, la conexión divina, y entró en Piscis, que es tu zona de socios y pareja. Quirón, que representa el trabajo en heridas emocionales, también entró allí. Estos ingresos te daban un mensaje muy claro: de 2011 a 2017 trabajarías en aprender a elegir socios o pareja, saber qué y cómo compartir, conectar con un alma gemela, pero primero tenías que pasar por pruebas y despertares sobre quién eres tú, qué es lo que realmente deseas y aceptar lo que te enciende sin cuestionarlo. La cosa es que con Neptuno y Quirón en Piscis, antes de perfeccionar el arte de “oler las oportunidades” con clientes, socios o potenciales parejas, tuviste que romper burbujas y fantasías, ya que Neptuno en el signo opuesto tiende a llevarnos a idealizar al otro, viendo solo lo mejor de él o ella. Es bueno que Quirón haya estado por ahí, y sabes que te salvó de entregar absolutamente todo a alguien que no era para ti para después alinearte con quien sí es para ti. Y, por supuesto, todo esto no se dio solo en 2011, sino que lento pero seguro desde ese momento hasta 2016 tuviste pruebas, y además con los eclipses que hubo en tu signo y en Piscis en 2015 y 2016 hubo un cambio muy grande de identificación en ti, un cambio interno que se mostró hasta lo físico y que afectó de manera positiva como te relacionas con los demás. Por ese lado, 2018 trae buenos momentos, placer y renovación de tu fe en el amor.

portada_predicciones-2018_mia-astral_201709082349-(1)

Libra

No dudo que 2017 haya sido un año muy interesante. El planeta de la expansión, que es Júpiter, te visitó gran parte de ese año y creó aperturas y oportunidades gracias a personas claves con las que te relacionaste. Esto cayó muy bien, porque si alguien la había tenido difícil en el amor y relaciones había sido Libra por diferentes tránsitos, pero ahora ese tema se estabiliza, justo a tiempo para que des atención a temas más importantes que empezaron a plantearse al final del año pasado y tomarán cada vez más relevancia ahora, en 2018. En 2011, tres planetas cambiaron de signo, dando inicio a una era de despertar de consciencia acelerado. Urano ingresó en Aries, que es el primer signo del Zodiaco, y por eso comenzamos a sentir ganas de liberarnos del pasado. Así como Urano estaba dando una nueva vuelta, nosotros también empezamos a actualizarnos y buscar el elemento diferenciador que nos ayudaría a destacarnos. Para ustedes los libranos esto fue como una alarma, porque Urano en Aries, de hecho, ocupó la zona de socios y pareja, y si para empezar tu signo es el signo de las relaciones, que quiere conexión, imagínate tener al planeta de lo independiente justo en esa zona. En buena onda y siendo proactiva, la persona Libra aprendió desde 2011 hasta acá a depender menos de otros, a confiar más en sí y a cultivar sus talentos, y ahora terminará de dar estructura para ganar de ello. En baja vibración, esta mezcla de energías lo llevó a escapar de su realidad buscando alivio en parejas o socios, proyectando sus cualidades en el otro pen- sando que sin ellos la vida no sería posible. Si fue así, si lo viviste en la baja expresión, varios tránsitos de 2012 a 2015 te abrieron los ojos, y para el inicio de 2016 estabas empezando de nuevo en cuestión de relaciones y seguramente comenzaste a relacionarte con más consciencia. Alguien con quien “llegaste” o que conociste ese año revela ser una persona clave en tu vida, y ahora verás que así es en tu crecimiento y aprovechamiento de oportunidades que se presentaron en 2017. Si ya estás en pareja, conociste a tu potencial socio, mánager o representante en un proyecto especial, eso se debe a la visita de Júpiter a tu signo.

Escorpio

Creo que ningún Escorpio podrá contradecirme cuando digo que los últimos años han sido cuesta arriba a nivel material, o para ver buenos resultados a sus esfuerzos en proyectos y también en su carrera profesional. Escorpio, un signo de éxito, poder y buen manejo del dinero, se ha visto en un curso intensivo de reestructuración financiera desde 2011 hasta acá. Pero estamos claros: suerte es cuando oportunidad y preparación se encuentran, así que más que estos tránsitos, se trata de cuánto has puesto en tu proceso, cómo te mantuviste a flote cuando todo se sentía decayendo o cómo te paraste de nuevo después de grandes cambios en lo familiar, hogar o estabilidad. Como quiero que entiendas muy bien cómo llegaste hasta acá para que sepas cómo puedes aprovechar este año, me voy de vuelta al 2011 cuando empezó tu era de reestructuración total. En el 2011, tres planetas cambiaron de signo y se inició la era del despertar de consciencia acelerado. Estos fueron: 1. Urano, que entró en Aries iniciando una nueva vuelta al Zodiaco. 2. Neptuno, planeta de los sueños, la fantasía y la espiritualidad, entró en Piscis, que es tu zona de la creatividad, la creación y la procreación. 3. Quirón también entró en Piscis. A diferencia de Neptuno, que es todo ensueño, Quirón es el planeta con el que trabajamos las heridas emocionales que preferiríamos reprimir, y en cuestiones psicológicas, nadie te gana. Estos tres ingresos representaron el inicio de la era acelerada de despertar de consciencia, les ayudó a sanar heridas emocionales, aprender de algo para sanarse que ahora están usando para ayudar a otros, o les ha servido para sanar el pasado y abrirse a sentir, amar y procrear junto a alguien muy especial cuya belleza radica en que te entiende al nivel del alma. Si no has sabido canalizar estas energías, aún debes estar tratando de llenar tu tiempo con afán al trabajo, las promociones, los postgrados, el cuidado al cuerpo o arreglar el mundo material (lo externo, no me refiero a dinero) para evitar sanar lo emocional, aunque veo que 2017 logró hacerte consciente de ese juego.

Sagitario

Algo que ha sucedido para los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario) es que en los últimos años sus tránsitos, patrones energéticos y alineaciones les han enseñado la importancia de sentir. Esto no es ajeno para ningún ser humano, pero sabemos que las personas de fuego son muy buenas para pararse de pie después de caer y reinventarse con nuevos estímulos, actividades y relaciones sin reparar mucho en lo que pasó o quedarse estancado en el pasado. Sagitario es energía de crecimiento, expansión. Rige los viajes, el extranjero, pero no solo se refiere a ir de un país a otro o su gusto por aprender de diferentes culturas. Sagitario tiene un pasaporte que dice “a todos lados menos al pasado”, ya que vienen del signo Escorpio, que es la intensidad emocional más fuerte. Por eso, el que encarna Sagitario siente que eso es cosa del pasado, viene de vidas en las que entregó todo y en esta quiere ser libre. Basta con molestar a un Sagitario después de que te ha dado confianza para ver cómo saca el aguijón por la espalda hasta que integra esa energía en esta vida, y la usa para elevar su intuición y aprovechar mejor la sabiduría que adquiere en sus estudios y viajes reales o emocionales. Aunque todo lo expuesto varía de individuo a individuo porque somos toda nuestra carta, y porque los tránsitos del momento nos van estimulando de maneras distintas, esto en “general” es algo con lo que todos los Sagitario se pueden identificar.

Capricornio

El 2018 es un año por el que debes haber esperado mucho. Lo recibes con tu planeta Saturno en tu signo, algo que sucede cada 29 años, y por eso es muy importante. Si ya de por sí que el planeta que nos rige nos visite es un gran evento, súmale que llega muy preparado por los tránsitos que hemos tenido en los últimos años, y que viene a trabajar con gran apoyo de otros planetas. Saturno representa trabajo duro, compromiso, asumir responsabilidad y resultados. Es en tránsitos de Saturno que nos hacemos cargo y creamos cambios. Puedes entender que no a todo el mundo le gusta eso, que algunas personas prefieren endosar responsabilidad, que se encargue otro o conseguir grandes resultados sin mover un dedo. Tú no eres así, porque, así como tu planeta, crees en el trabajo duro, pero también gracias a otros tránsitos has aprendido que no todo es trabajar, y si aún sientes que no has salido de esa identificación, vas a lograrlo al final de este año, porque empezarán los eclipses en axis Cáncer-Capricornio, que te darán un buen impulso para darle más vida a tu vida, más amor a tu existencia y más sentido, verdad y autenticidad a tus experiencias. Y, sí, debo decir que cuando Saturno visita nuestro signo no podemos evadir situaciones que han estado llamando nuestra atención. Tú mejor que nadie sabes que hay algo que notaste en mayo-junio de 2016 y en agosto de 2017, cuando Saturno pasó por eventos importantes en Sagitario (a tus espaldas, así que fue algo que notaste y quizá no comentaste), que te llamó la atención a un cambio. Pero es importante mencionar que si a la salida de Saturno de Sagitario se alzó una bandera roja en cuanto a una relación o asociación que no es buena para ti, no solo te has hecho consciente, sino que Saturno en tu signo demandará que no lo escondas. Todo lo que tiene que ver con proteger a tus hijos, tu futuro, asegurarlo, no permitir que personas que no saben lo que quieren creen inestabilidad en tu vida, será la tarea número uno con este tránsito.

Acuario

Si te tuviera en frente en una consulta, no dudaría en decir que estos son años determinantes para ti. El 2018 es el año que inicia una era de reconstrucción de la realidad material gracias a que varios planetas que tenían tiempo en ciertas posiciones cambian de signo. En 2011, Urano entró en Aries, primer signo del Zodiaco, y fue todo un evento, ya que le tomó 84 años dar una vuelta más; además, con su energía de revolución, entró en el signo de la lucha. Una de sus más evidentes manifestaciones ha sido la pelea por lo único, lo individual, lo diferente. Ese año también cambió de signo el planeta Neptuno, que es el de los sueños, la inspiración y la espiritualidad. Neptuno sale de tu signo, donde estuvo por 14 años, y entró en Piscis, su signo, que no visitaba desde 1846. Neptuno disuelve los límites. En tu signo, que es el de la tecnología y lo innovador, el tránsito de Neptuno coincidió con el boom de las conexiones por internet: chats, Skype, que nos hacían sentir más unidos a pesar de la distancia. Al entrar en Piscis, Neptuno trabaja por disolver los límites que crean las emociones bajas como los resentimientos, el odio, las heridas emocionales no trabajadas. Quirón también entró en Piscis y ayudó a Neptuno en su cruzada. Estas movidas te han llevado a ser voz de algo que para tus tiempos era visto diferente. Ya a este punto Urano (tu planeta) tiene tanto terreno ganado que lo que nos parecía “raro” ya no lo es, y muchos Acuario han sido voceros de estos cambios. Con sus profesiones innovadoras, con su manera de expresarse tan ocurrente y con sus visiones futuristas de todo lo que puede ser, nos han abierto y seguirán abriendo el camino. Pero no todo es la mente, no todo son las ideas. Estas tienes que ponerlas a trabajar y en eso has tenido “piedras en el camino”. Por ejemplo: mientras Urano, Neptuno y Quirón andaban en lo suyo, Saturno, el planeta del trabajo duro y compromisos, pasó por Escorpio de 2012 a 2015 y puso mucho peso en tu zona profesional. Ese tránsito es difícil porque te cuesta surgir. Sientes que sacaste la cabeza del agua y otra vez tienes que tomar aire y bajar hasta aguantar. Pero también es el tránsito que ocurre una vez cada 29 años que te dejará buenos resultados, crecimiento en imagen, te ganas la confianza de los superiores o emprendes tu propio negocio.

Piscis

Antes de encarnar escogemos las lecciones kármicas a trabajar, y la rueda zodiacal adecuada para poder superarnos. Si naciste Piscis, entiende que encarnaste para trascender asuntos terrenales y materiales que te estancaron en vidas pasadas. También has venido a canalizar energía de luz a través de tu trabajo, tus proyectos, y no tiene que ser únicamente en labores que socialmente se consideran espirituales, no tienes que ser un profesor de yoga para lograrlo. Verás: Piscis tiene la cualidad de embellecer todo lo que toca y con su vibración hacer que las personas alrededor nos sintamos como en una película, como en un momento de paz. Claro está, se siente así cuando Piscis está centrado e integrado, y para eso tiene varios retos que superar, pero cada cosa en su lugar. Te explico esto para que entiendas y al mismo tiempo te liberes de la concepción de que tu signo es débil o que tiene poco impulso. Te digo que tienes la rueda que necesitas para superar los retos, y si la vieras y notaras que en tu zona de amor propio, autoestima y salario está en el signo Aries, que eres más guerrero que los demás cuando se trata de levantarte, no dudarías tanto. Una vez que cambies la percepción que tienes de ti mismo (más allá de lo que la astrología indica), aprovecharás más tus talentos, y la facilidad que tienes para crear porque de allí vendrá tu sustento y riqueza.