Ya se acaba el año. Bueno, quedan casi 20 días, pero en un derroche de creatividad, y antes de que muchos otros creativos se adelanten, creo que este es el momento para hacer un recuento de lo que deja el año. Algunas cosas, claro, no se trata de pasarse hasta el 31 leyendo. Así que sin más preámbulos (¿existen los ámbulos o los postámbulos?, surge la pregunta), acá vamos.

Primero: El año de los mil y un candidatos
Puede ser una exageración, sí, pero este 2013 tuvimos candidatos como nunca. Veamos, por ejemplo, los candidatos presidenciales de la Alianza: Golborne, Allamand, Longueira, Matthei. Sumemos los de la primaria de la Nueva (ejem) Mayoría, y todos los que participaron de la primera ronda. Está bien, pueden no ser mil y uno, sino algo más cercano a los sesenta. Número al azar, no traten de ver intenciones ahí.

Segundo: la Católica

Tercero: Los muertos/finados/fallecidos/occisos
Este año nos dejaron (lindo eufemismo) varios famosos. Paul Walker (todavía resuenan los titulares destacando cuando estuvo en Chile luego del terremoto y las citronetas y charades tuneados haciendo homenajes); Nelson Mandela (lo sepultan este domingo); Adolfo Zaldívar (político de tendencia… esteee… político); Hugo Chávez (que reencarnaría horas después en un pajarito, del que desconocemos su paradero actual); la gran actriz Myriam Palacios; Bebo Valdés, connotado pianista cubano; Guillermo Luksic, microempresario. Súmele a José Luis Sampedro, Percy Eaglehurst (padre de Pepe Antártico), Dennis Farina, Eydie Gormé (Los Panchos quedaron huérfanos), Álvaro Mutis y Zulma, quien según fuentes cercanas, sabía que iba a morir ese día. Seguro se me quedan varios fuera, complete la lista con sus finados favoritos.

Cuarto: Papalapapiricoipi

El papa Benedicto XVI renuncia a su cargo y es nombrado papa emérito. En su reemplazo, el Colegio de Cardenales (ya sabemos lo que se aprende ahí) eligió al argentino Jorge Mario Bergoglio, quien luego de celebrárselo en la cara a los cardenales brasileros, adoptó el nombre de Francisco I.

Quinto: Venezuela
Luego de la muerte de Hugo Chávez, asume la presidencia Nicolás “Doctor Doolittle” Maduro, ganándole al opositor Henrique Capriles. Twitter colapsa de “chistes” sobre Leo Caprile, todos muy graciosos. Maduro sigue haciendo más o menos lo mismo que Chávez, pero sin boina. Ocasionalmente duerme en la tumba de su predecesor, habla con los pájaros y acusa al capitalismo de algún complot. Obtiene poderes extraordinarios y próximamente se nombraría a sí mismo Sultán.

Sexto: ¡Bum!
En la final de la maratón de Boston, artefactos explosivos dejan varios muertos y heridos. Paranoia total, ciudad sitiada y, a estas alturas, todos los probables sospechosos muertos. Aparecen los infaltables conspiranoicos acusando que los heridos eran actores y que todo fue un montaje. Como las Torres Gemelas.

Séptimo: Vamos a Brasil

Algarabía nacional desatada, Plaza Italia colapsada. Chile va a Brasil 2014. Loas para la mejor generación de futbolistas de la historia chilena, para Sampaoli, para el proceso. Todo es fiesta, todo es risa. Eso hasta el sorteo de los grupos: España, Chile, Holanda, Australia. El segundo del grupo se cruza luego con el primero del grupo de Brasil. Historia conocida.

Octavo: El glorioso Instituto Nacional
La cuna de los presidentes de la república, bastión de la educación pública, cumple 200 gloriosos años. Cosa que sólo importa a los ex institutanos, tan pagados de sí mismos como siempre.

Noveno: Campeones mundiales de gimnasia
Los políticos de lado y lado nos sorprenden con sus volteretas, que hacen palidecer a Tomás González. Apoyos cruzados, vueltas de carnero, si bien es cierto no es menos cierto, no me acuerdo del acuerdo, soy independiente pero…

Décimo: Los acreedores
Chile deja su puesto de “el mayor acreedor musical de la OCDE”, gracias a innumerables artistas que vinieron a saldar su deuda con el público chileno, entre ellos Stevie Wonder, Cat Stevens, The Cure, The Offspring y Blur, reconocidos e históricos deudores de sus fans chilenos.

Lo que viene:
Por lo pronto, tendremos una presidenta. El Festival de Viña ya tiene confirmados a Rod Stewart y Fito Páez, en una campaña desatada por volver el tiempo atrás. Estaría en negociaciones Bigote Arrocet en el humor, el Hombre Láser en variedades y Antonio Vodanovic dejaría las terapias con imanes por volver a la animación del evento.

Chile clasificará a segunda vuelta en el Mundial, y se cruzará con Brasil, a quien dejará en el camino con un golazo de Beausejour, nueva contratación del Barcelona. Tendremos nuevo gobierno y nuevo congreso, y al fin veremos los cambios que Chile pide a gritos.

Y soñar seguirá siendo gratis.

Comentarios

comentarios