Muchas veces hemos escuchado hablar del abuso sexual infantil, pero pocos sabemos que esta pertenece a otra de las formas de maltrato que los adultos ejercen hacia los menores. En nuestro país las cifras reflejan que 1 de cada 10 niños, es abusado sexualmente.

El ministerio de salud define el abuso sexual como “toda participación de un niño o adolescente en actividades sexuales que no está en condiciones de entender, inapropiadas para su edad y su desarrollo psicosexual, forzada, con violencia o seducción, o que transgrede los tabúes sociales”.

Asimismo, especialistas enfatizan que lo que muchas veces facilita la existencia del abuso de menores es el silencio que logra imponer el abusador sobre su víctima, la mayoría de las veces por amenaza. Además la mayoría no deja rastros físicos, esto hace que se tengan las condiciones ideales para que la situación se mantenga oculta a veces perdurando por años. El abuso sexual puede ser cometido por cualquier persona conocida o desconocida por el niño, pero generalmente estos abusos ocurren en manos de personas que tienen absoluta confianza dentro del círculo familiar como por ejemplo papas, abuelos, primos, padrinos o un amigos íntimos de la familia, los que obligan a los menos a incurrir en estos abusos para luego amenazarlos con el fin de que los infantes no comenten esto con alguien más.

De eso trata “No abuses de este libro”, la ópera prima de la ilustradora y estudiante de diseño gráfico de la UDP, Natalia Silva, alias Natichuleta, quien cuenta cómo es que decidió crear este cómic basándose en su propia experiencia de haber sido abusada por su padrastro cuando tan sólo era una niña.

A.A: Es una novela que, con un estilo de animación no cae en el morbo, ¿cómo lograste equilibrar ambos mundos con “cariño”?

N.S: ¡Muchas gracias por decir eso! fue un poco sin querer, mi modo de mirar las cosas en la vida es de esa forma. No me gusta que no me crean y me minimicen por la situación del abuso, pero por otro lado, tampoco me gusta que me traten con pinzas por lo que viví. No soy la niñita abusada, eso no es lo que me define en la vida, porque creo que la persona que me causó el abuso no merece que mi vida se trate de lo que me hizo. Por eso mismo después de esta novela me lavo las manos con el tema y voy a escribir otras cosas con otros temas. Para mí es un cierre de ciclo (eso no quiere decir obviamente que no apoye o no vaya a charlas sobre el tema). Creo que ahí encontré el equilibrio en mi novela, que cuenta lo que es vivir un abuso, lo que es sufrirlo y sentirse solo, pero por otro lado hago la metáfora del súper héroe porque somos gente fuerte que puede salir de ahí y derrotar al villano que es el abusador.

A.A: ¿Debiera ser “lectura obligada” por los padres y profesores? 

N.S: No sé si debería ser lectura obligada en el colegio, a lo mejor sí, pero si no es así, de todas formas se debería hablar más este tema. Enseñar a cuidar el cuerpo desde chicos y a no abusar de la libertad del compañero del lado, enseñemos a no abusar para no ser abusados, no solo sexualmente si no en todos los ámbitos de la vida. Creo que el libro logra poner el tema sobre la mesa en ese sentido. Con respecto a la edad, el libro está escrito de una forma en que lo puede entender bien un niño chico pero no para de tener escenas que a lo mejor no son aptas para menores de 7 años. Además que hay un detalle que nos dimos cuenta después de lanzarlo: como el libro es blanco y negro se puede pintar. Mi hermana lo está pintando y siento que así entiende incluso mejor las cosas.

A.A: ¿Por qué callaste tanto tiempo? ¿Miedo, culpa, vergüenza? 

N.S: Es súper común que la gente que no ha sido abusada le parezca muy raro que alguien no cuenta ni hable sobre un abuso sexual y es porque no se imaginan que el abusador es un ser manipulador experto, sobre todo si es de un círculo más cercano. Te puede estar diciendo “es solo cariño” o “si le dices a tu mamá se va a poner muy triste” y tú le vas a creer porque es una persona de confianza. No digo que uno no tenga noción de lo que está pasando, se siente muy raro y mal y te empieza a dar miedo y culpa hablar sobre el tema. Lo empiezas a autominimizar también. A pesar de que yo hablé a los 13 años creo que no entendí muy bien lo grave que fue y lo que me pasó hasta que tuve 18.

A.A: Una ilustración clave en tu novela es cuando te miras en el espejo y ves a una heroína… ¿Lo superaste? 

N.S: No creo que el abuso sexual se supere nunca al 100%  pero sí que se puede poner la energía de la pena y la rabia en algo positivo. Para mí fue la ilustración, quizás para otra persona va a ser el deporte, qué se yo. Con respecto a mirarme al espejo, en verdad fue una metáfora que hice solo en la novela. Si creo que soy fuerte y que pude superar a grandes rasgos mi abuso pero no me veo como una superhéroe, tengo mis complejos y mis miedos al igual que todo el mundo.

Título: No Abuses de este libro, Escrito e Ilustrado por NATICHULETA.
Editorial: Ediciones B Chile, 1º edición mayo 2016.
Autora: Natalia Silva, Natichuleta.
Precio: $9.900

Comentarios

comentarios