A comienzos de diciembre último la conmovedora imagen de Sully, el perro del expresidente George HW Bush al lado de su féretro dio la vuelta al mundo. El labrador fue tan importante para él y su entorno, que también viajó a Washington en el avión presidencial Air Force One. Bush padecía de movilidad reducida producto del Parkinson, y Sully lo asistió en su último año de vida.

Unos días después, hizo noticia un golden retriever. Griffin recibió un diploma honorífico durante la graduación de su ama Brittany Hawley en la Universidad de Clarkson, Estados Unidos, por acompañarla todos los días a clases y proporcionarle contención emocional y ayuda en el día a día a su dueña que se moviliza en silla de ruedas.

Tanto Sully como Griffin son piezas fundamentales en lo que se conoce como Terapia Asistida con Animales (TAA), una disciplina que se ha extendido por el mundo y que emplea a perros y otro tipo de animales que, luego de ser seleccionados y sometidos a un estricto entrenamiento, quedan capacitados para cumplir labores esenciales junto a personas con diferentes grados de discapacidad y/o enfermedades.

DSC_1751

Pero si bien en los últimos años la capacitación de los canes y otros animales se ha profesionalizado, no es algo nuevo. La historia da cuenta de varias experiencias en las que, principalmente perros, son utilizados como parte de terapias. Sin embargo, fue un hecho fortuito el que marcó el comienzo oficial de este novedoso método de tratamiento complementario. En 1953 el psiquiatra Boris Levinson atendía sin mayor éxito a un niño, hasta que su perro Jingle entró a la consulta y comenzó a interactuar con el pequeño obteniendo así más respuestas positivas que otros métodos.

Compañeros fieles

Los animales siempre han estado presentes en el desarrollo del ser humano, principalmente como alimento, compañía y trabajo, pero también han servido al hombre de diversas formas. El siempre cuestionado uso científico en laboratorios; los nobles perros lazarillos que guían a las personas con discapacidad visual, detectan drogas o acompañan a policías y militares; los canarios que en las minas de carbón morían al detectar el grisú, lo que daba tiempo a los mineros para salvar sus vidas o los narvales, que gracias a su capacidad de bucear en aguas profundas, han ayudado a los científicos a detectar los cambios en la temperatura de los océanos, no son casos aislados.

IMG_20170727_130425_587

Ejemplos hay muchos, pero ¿dónde está el límite entre el trabajo y el maltrato? Para la doctora Carmen Arroyo, miembro de la Comisión de Tenencia Responsable del Colegio Médico Veterinario, “históricamente se ha puesto el bienestar de las personas por sobre el bienestar de otras especies, por lo que sacrificar la vida de unos pocos animales en favor de los seres humanos ha sido algo aceptable para la mayoría. Esa mentalidad ha ido cambiando y es un tema de debate diario. Sin embargo, hoy tenemos las herramientas para enseñar a nuestros animales sin forzarlos y también para evaluar si el bienestar de un animal está siendo afectado por el trabajo que se le solicita que realice”.

En la actualidad, la “profesionalización” de los animales depende de entrenamientos guiados por personal competente que han estudiado esta disciplina. Cecilia Marré es médico veterinario experta en comportamiento animal aplicado de la Universidad de Washington, además entrenadora profesional, instructora de perros de asistencia, especialista en intervenciones asistidas con animales y presidenta fundadora de la Corporación Bocalán Confiar. Esta institución trajo a Chile el programa Perros de Asistencia Judicial, gestionado directamente con su creadora en Estados Unidos y que va en ayuda de niños y adolescentes que deben declarar en juicios como víctimas o testigos. Cecilia explica que el efecto que tiene el perro en el proceso va más allá de la compañía o la protección, ya que a nivel del sistema nervioso, provoca que la percepción de la situación sea de mayor tranquilidad. “La presencia del perro hace que su cuerpo secrete endorfinas, que son las hormonas del placer”, señala.

Perros-en-Bocalan

En Bocalán Confiar son pioneros en la formación de profesionales en el área canina, terapias asistidas con animales y en el entrenamiento de perros de asistencia que prestan servicios de formas tan extraordinaria como los de alerta médica, que son capaces de detectar cuando bajan los niveles de glucosa en la sangre de un paciente con diabetes, en las terapias con niños autistas y pacientes de la Teletón, por nombrar algunas.

Pero los perros no son los únicos animales que trabajan a favor de las personas. Sabida es la importante labor que cumplieron las palomas mensajeras en diferentes conflictos bélicos, como la II Guerra Mundial. Estas aves domesticadas –que hoy son consideradas una plaga– fueron tratadas como heroínas por el espionaje británico, que admitió haber utilizado más de 250 mil palomas en distintas misiones.

Otro animal que no goza de mucho prestigio es la rata, sin embargo, la especie gigante de África es entrenada para detectar minas terrestres y se estudia utilizarlas para encontrar personas sepultadas bajo escombros, tal como lo hacen, por ejemplo, los perros de la Marina mexicana, donde trabaja la famosa Frida, una labrador que ha rescatado con vida más de 50 personas en diferentes tragedias.

María José Ubilla, Directora de la Comisión TRM (Tenencia Responsable de Mascotas) del Colegio Veterinario, destaca el aporte de los caballos que han colaborado como coterapeutas en rehabilitación de personas en situación de discapacidad. “Los animales de compañía se reconocen como apoyo emocional y para el desarrollo de habilidades como empatía y responsabilidad en niños. Asimismo, ovinos y conejos han sido entrenados para actividades asistidas con animales (AAA), apoyando la rehabilitación social de niños y jóvenes en situación de discapacidad”, explica.

Mundo Granja Dr. José Antonio Villarroel Márquez es un proyecto educativo iniciativa de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile que cuenta con un centro de Terapias Asistidas con Animales (TAA). “Desde hace dos años nos encontramos trabajando con ovinos (ovejas) en la rehabilitación física, cognitiva, sensorial y social de niños y jóvenes en situación de discapacidad, en conjunto con caballos y perros, y hemos tenido resultados increíbles gracias a su gran carisma y docilidad”, dice Katherina Arancibia, coordinadora de TAA de Mundo Granja. Además, cuenta que “en Sudamérica, en varios centros de equinoterapia se ha estado trabajando con burros en el desarrollo de terapias de rehabilitación física, y algunos grupos de investigación están realizando intervenciones con camélidos como llamas y alpacas, además de cabras, basados en sus características sociables y el interés de los niños y jóvenes de interactuar con una especie muy amigable a la hora de jugar”.

Terapia-en-teleton-con-Froh

Animales multifacéticos

Si buscas en Google “videos divertidos de gatos”, en 0,42 segundos aparecen cerca de 14.700.000 resultados. Esta predilección felina de los cibernautas tiene una explicación científica. Son varios los estudios que coinciden con el de la Universidad de Indiana, que determinó que este tipo de contenidos estimulan la energía y las emociones positivas, alejando, a la vez, los sentimientos negativos. Así de importantes son los animales para el planeta y la raza humana y aunque los perros están más presentes en nuestras vidas, cualquier animal es un potencial colaborador de personas.

“El perro debe ser el animal más multifacético en cuanto a sus diferentes utilidades y creo que eso responde a la historia que compartimos. Su domesticación se sospecha fue distinta a la de otros animales y evolucionó siempre como un compañero en diferentes tareas, además de ser seleccionado específicamente para cumplir variados roles en nuestra sociedad. Eso no quita que muchos animales hoy en día se estén usando para diferentes tareas porque día a día vamos aprendiendo más de sus capacidades”, comenta la doctora Carmen Arroyo.

Cecilia Marré asegura que “todos los animales aprendemos de la misma forma. Un perro, un gato, un canario. La clave está en determinar cuál es el que tiene las características necesarias para que haga lo que tú le pides, que esté en línea con sus instintos y sea algo que va a disfrutar”. Porque precisamente de eso se trata, de que los animales, cualquiera sea su especie o raza, sean héroes por instinto o placer y no mártires como la querida perra Laica, un icono en la mal utilización de animales a favor de los humanos.