Puede parecer un tema básico, hasta simple, porque no solo se relaciona con el medioambiente, sino que raya con la mala educación y en algunos casos con la irresponsabilidad –sino pregunten a los agentes del banco de Santiago que botaron archivos con documentos en pleno Curacaví– por que mi pregunta es, ¿qué pasa en Chile que le tenemos fobia a los basureros?

Hace unos días se realizó la Carnaval de los Mil Tambores, actividad recreativa y alegre que se realiza desde hace unos años en Valparaíso y nos conecta con la música… y, en algunos, lamentablemente con la basura. Una vez que se apagaron los ritmos quedó el triste saldo de deshechos que algunos no fueron capaces de botar donde corresponde.

Lo mismo pasa con las muchas corridas que se realizan por estos días. Cada punto de hidratación es un encuentro brutal con la falta de contenedores por parte de los organizadores y de conciencia ambiental por parte de los participantes que por algún motivo disfrutan arrojando los vasos en el camino, ¿es muy difícil instalar un basurero?, ¿muy complicado mantener en la mano el vaso hasta encontrar un recipiente? ¿dónde fallamos? ¿la culpa la tiene nuestros papás, el jardín infantil, el gobierno? No, nadie, solo nosotros porque hay un momento que uno tiene que hacerse cargo y actuar.

En promedio producimos en Chile un kilo de basura al día, por lo tanto debo hacerme responsable de eso. Si ya no la voy a reciclar, al menos debo dejarla en el lugar que corresponda ¿O es muy tonto lo que estoy diciendo?

Comentarios

comentarios