Dicen que es igual de desobediente que su madre y que también adora la moda, las artes y la buena vida. Si bien durante su infancia se mostró más discreta, la hija de Estefanía de Mónaco y su exguardaespaldas Daniel Ducruet –de quien la princesa rebelde se divorció en 1996 después de la filtración de imágenes explícitas de su infidelidad– ya es la nueva joya de la realeza.

Aunque no tiene título oficial, Pauline Grace Maguy Ducruet (24) es nieta del Príncipe Raniero III y Grace Kelly, ocupando actualmente el lugar 14 en la línea de sucesión al trono monegasco. Desde niña supo que tendría que mantener a raya su lugar entre los Grimaldi, quienes tardaron en aceptarla como miembro de la familia por haber nacido fuera del matrimonio. A la sombra de su prima Carlota, pero entre lujos, viajes y eventos sociales, Pauline también creció como princesa.

Como Estefanía en su juventud, quien después de sufrir a viva voz la muerte de su madre se refugió en el canto, probó suerte con una firma de indumentaria, fue asidua de los espectáculos y vivió el amor intensamente, Pauline Ducruet hoy también se abre paso como figura pública. Experta clavadista, compitió en los Juegos Olímpicos Juveniles de Singapur en salto desde trampolín y también ha realizado números de circo con elefantes. Dueña de un carisma comparable al de su madre, a diferencia de su hermano Louis y de su mediahermana Camille Gottlieb (hija de Estefanía con otro guardaespaldas, Jean-Raymond Gottlieb), Pauline hizo a un lado el bajo perfil y empieza a ser hit en redes sociales.

Con más de 41 mil seguidores en Instagram (sobre todo después de ser la portada de Harper’s Bazaar España en marzo), ya se posiciona como la new royal de la próxima década. Amante de las telas, estudió moda en el Instituto Marangoni de París y hoy vive en Nueva York, donde entre flashes, fiestas y cátedras espera encontrar su lugar en la industria. Tras el lanzamiento de Altered Designs, su propia línea de indumentaria que vende a través de redes sociales, Pauline se perfeccionó como diseñadora en Parsons. Viajera empedernida por el Mediterráneo y la Costa Azul, también es fan de Latinoamérica.

A través de sus redes muestra sus travesías por el mundo, sus looks y también su relación amorosa con Maxime Giaccardi, bróker de la Gran Manzana. De figura imponente como su madre y también castaña de ojos verdes, Pauline es la it del momento. ¿Lo último? Es la nueva paparazzeada de la Semana de la Alta Costura de París. Entre los rumores de descontento en la Casa Real ante el mediático comportamiento de Pauline, y los que la llaman “prima pobre de Carlota”, también hay quienes aplauden su simpleza y desplante ante el mundo. Y tanto los paparazzi como la crítica de estilo la adoran. Su presencia en el radar social ya está asegurada, porque Pauline, después de todo, también es una Grimaldi.