El primer martes de cada mes cientos de ciclistas se toman las calles de Santiago. Comienzan en Plaza Italia para luego pedalear por la principales vías de la capital. ¿La razón? “Difundir, promover y consolidar el uso de la bicicleta, generando desde y para la ciudadanía, políticas y acciones de mejora e inclusión de la bicicleta y su infraestructura.”, declara el Movimiento Furiosos Ciclistas en su sitio web oficial. Pero esta organización no sólo busca promover este transporte de dos ruedas que tiene más de 120 años de historia. La idea es formar un hábito en las personas e incentivarlas a utilizar la bicicleta como un vehículo de uso diario.

Para esto, las ciclovías juegan un rol fundamental. Algunos de los trayectos más conocidos son el que empieza en Av. Antonio Varas y continúa por Pocuro cruzando la comuna Providencia hasta Av. Tobalaba –luego sigue por Av. Isabel La Católica en Las Condes– y el que comienza en La Moneda y llega hasta Las Rejas para unirse a la ciclovía de Av. Pajaritos atravesando tres comunas: Santiago, Estación Central y Maipú. En total, son cerca de cuarenta, además de pistas recreativas y parques con rampas. De hecho, Google posee un mapa que muestra todas las rutas en la ciudad con su extensión, delimitaciones y nivel de seguridad, junto a colaboraciones creadas por los mismos usuarios con datos sobre bicicleteros, talleres de reparación y tiendas de accesorios exclusivos para los bicilovers.

Wp.ciclorecreovia-450

A esto se suma las Ciclorecreovías, donde todos los domingos del año desde las 9:00 a las 14:00 horas se cierran varias calles de la ciudad para que convivan ciclistas, runners, caminantes, niños y familias completas. La consigna es “bienvenido todo lo sin motor”. Participan 17 comunas de la Región Metropolitana –10 de las Ciclorecreovías están financiadas por el Instituto Nacional del Deporte– y la mayoría de los trayectos son independientes entre sí. Sin embargo, la ruta Las Condes – Providencia – Parque Metropolitano – Santiago, está unida y tiene una extensión de 23 kilómetros.

Existen algunos proyectos aprobados por la Intendencia Metropolitana como Mapocho 42k que pretende conectar las comunas de Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia, Santiago, Quinta Normal, Cerro Navia y Pudahuel, por la ribera sur del Río Mapocho en un tramo que uniría la Plaza San Enrique con el Aeropuerto Arturo Merino Benítez. La primera etapa de este proyecto se entregaría el próximo año con, al menos, 35 kilómetros de la obra finalizados. Por el momento, ya existen cerca de 1o kilómetros operativos en Quinta Normal y Cerro Navia. Además, para el 2016 se espera construir 70 kilómetros de nuevas ciclovías, sobre todo para unir algunas ya existentes.

Wp-montando-en-bicicleta-450

A pesar de existir varias ciclovías en Santiago y planes de acción como Ciclorecreovías, aún perdura el debate respecto a la construcción de nuevos caminos y la transformación de otros. Para Isidora Infante (25, socióloga), quien lleva más de tres años utilizando la bicicleta como medio de transporte, el problema radica en la cimentación de las rutas. “Cuando uno utiliza la bicicleta como medio de transporte prioriza los recorridos rápidos y eficientes. Andar por la vereda significa siempre darle la preferencia al peatón lo que a veces ocasiona accidentes”. Algunas ciclovías como la de Av. Isabel La Católica en Las Condes o la de Av. Santa Isabel en Santiago son las favoritas de varios ciclistas porque están construidas por la calle y son una vía exclusiva.

César Garrido, vocero del Movimiento Furiosos Ciclistas, cree que Santiago es bastante amigable con los ciclistas. El mayor problema se da al momento de interactuar entre todos: corredores, automovilistas y peatones. “Lo que falta es cultura y promoción del respeto mutuo entre todos los actores y obras importantes sobre las troncales. La ciclovía de la Alameda, por ejemplo, fue un buen proyecto hace 15 años. Hoy necesita mejorar su estándar (ancho y facilidad en los cruces) y su extensión hasta Plaza Italia al menos”.

Wp-bike-santiago-vitacura-450

También existen opciones para los que no tienen bicicleta propia, como Bikesantiago. Esta iniciativa fue inaugurada en octubre de 2013 en Vitacura y en la actualidad contempla el uso de estos vehículos de dos ruedas en varias comunas de Santiago. La idea inicial fue imitar los sistemas de bicicletas de alquiler presentes en ciudades como Londres, París y Barcelona, y aplicarlo en Chile. Para eso, el modelo utilizado en Río de Janeiro fue el elegido, allí una empresa especialista en bicicletas es operador de un sistema financiado por otra empresa privada gracias a programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Finalmente el programa fue presentado a varias municipalidades y la primera en interesarse fue Vitacura.

Hasta el momento, Providencia, Santiago y Lo Barnechea, además de Vitacura, presentan este sistema que incluirá 14 comunas de la Región Metropolitana en total. Para Daniel Trujillo, Gerente de Comunicaciones y Marketing de Bcycle LATAM –empresa subsidaria de las bicicletas de Bikesantiago–, la tecnología que se utiliza es de un alto estándar. Además, todos los usuarios inscritos cuentan con seguro contra accidentes. “Durante 2015 el sistema quedará integrado con más de dos mil bicicletas y 200 estaciones, siendo el más grande y moderno de la región”.

La Municipalidad de Las Condes también cuenta con su propio sistema de bicicletas en la comuna, para el que ha dispuesto 50 estaciones y 500 bicicletas en su primera etapa. Desde el 1 de marzo se inició la inscripción abierta a todo público.

Con un campo automotriz colapsado y una tasa de crecimiento anual de un 20% de nuevos ciclistas en la Región Metropolitana, es necesario mejorar las ciclovías y aumentar los sistemas intercomunales de bicicletas. Así, nuestra opción más viable, saludable y ecológica será atreverse a pedalear por Santiago.