Estamos en un camino hacia la igualdad de género. No hay duda de que falta y que aún persisten importantes brechas y discriminaciones en lo laboral, educativo, familiar y social.

Durante los últimos años, hemos conocido los resultados de innumerables rankings internacionales y estudios de organismos como la OCDE, el Banco Mundial, el ITC y la ONU para hacer un diagnóstico del aporte del trabajo de las mujeres en la economía. Todos han concluido que la incorporación de la mujer en la economía es una tarea primordial para terminar con las desigualdades, potenciar el crecimiento, el desarrollo y las capacidades productivas y competitivas de los países.

Es por ello que la ONU propuso los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que pretenden aportar en este crecimiento económico perdurable. Los ODS buscan promover la igualdad entre los sexos, el empoderamiento y poner fin a todas las formas de discriminación contra mujeres y niñas. Nuestro país también ha hecho lo propio, y los estudios realizados concluyen lo mismo.

Entonces, se hace imperativo sumar a la economía a quienes representan a la mitad de la población mundial. Y en lo que ha sido mi área de expertise profesional (hoy como Secretaria Ejecutiva APEC Chile 2019), es clave aumentar la participación de nuestro género en el comercio exterior, pues allí también existen enormes brechas. Según las últimas cifras de la Direcon, solo el 4,2% del total de empresas con ventas al extranjero en 2017 (un 1,5% en términos de valor) fue liderado por mujeres.

Los diagnósticos están claros. La influencia de las mujeres en todo ámbito tiene efectos muy positivos. Ahora necesitamos pasar a la acción, dado que estamos en un momento único en nuestra historia como mujeres.

Otra excelente coyuntura, es la realización del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) el próximo año. Un encuentro conformado por las principales economías del mundo, y donde a Chile le tocará ejercer la presidencia, es decir, liderar la agenda con la propuesta de temas a discutir durante todo el año. Adelanto que uno de ellos será ‘Mujer y crecimiento económico’, lo que marcará un hito. Por primera vez en 30 años, el rol de la mujer será un tema central, y queremos que trascienda. Así, impulsaremos el compromiso conjunto con las otras 20 economías presentes con la idea de implementar medidas que apunten, entre otros, a incrementar la participación de la mujer en sectores no tradicionales, avanzar hacia la alfabetización digital, mejorar el acceso al financiamiento, mejorar la data para la implementación de políticas públicas, y trabajar con el sector privado en iniciativas que promuevan el emprendimiento y nuestra presencia en posiciones de liderazgo.

Sin duda, este tipo de acciones traerá grandes beneficios para nuestra sociedad en materia de crecimiento y economía, pero el mayor logro será aportar a la reducción de la desigualdad y mejorar la inclusión: aspectos fundamentales para el desarrollo de nuestro país.

Comentarios

comentarios