Algo tienen las focas que logran atraer con tanta vehemencia a sus defensores, como la rutilante Brigitte Bardot, la sensual estrella francesa de cine que en plena gloria se retiró para luchar y defender a los animales, principalmente a las focas.

Que diría la BB, como se la llamaba entonces, luego de décadas defendiéndolas de brutales muertes al saber que acá, muy cerca de nosotros en la vecina Perú, el tema nuevamente sale a relucir y ahora porque son los lobos marinos de Máncora las nuevas víctimas.

Se los está eliminando porque su presencia reduce la variada cantidad de peces y langostinos del lugar, cada vez más visitado por turistas y por lo tanto una industria creciente y cada vez más activa.

La balanza lamentablemente se mueve a favor de los humanos y digo lamentable porque a los lobos marinos se los está eliminando con veneno. Los habitantes de la zona e incluso los turistas han podido verlos morir en las playas y también a las aves que se animan a comer su carne.

El panorama no parece muy atractivo ya que por los mismos sectores donde desembarcan los futuros platillos que deleitarán a los visitantes, muy cerca se pudren las víctimas que perdieron la batalla por el alimento, junto a ellas también las aves que no saben el riesgo al que se enfrentan. Un hecho lamentable al que hay que poner fin, es cosa de mirar la naturaleza, ella tiene sus propios equilibrios.

Comentarios

comentarios