IN

-Que otros lo candidateen.
-Participar en De Caras al país y ser imitado en el Jappening con ja.
-Estar suscrito a La Época y a El Mercurio.
-Ser académico y/o conferencista.
-Asistir a las galas del Municipal.
-Prolongar libros políticos, y mejor todavía escribirlos.
-Ser columnista de La Segunda.
-Salir en el puzzle de La Epoca.
-Usar zapatos con cordones.
-Escuchar radio.
-Hacer del smog una causa política.
-Ser candidato milita y vestirse de civil.
-Casarse y tener guaguas.
-Invitar a comer en casa y cocinar uno mismo.
-Usar anteojos. Mejor si son de marco redondo.
-Asistir a los eventos de jazz en el Estadio Chile.
-Tener un estudio en la casa.
-Ser socialista renovado.
-Tomar un martini, pero no dos.
-Pedir un ave palta para la oficina.
-Jugar fútbol los domingos en la mañana.
-Tomar clases de dicción.
-Ser mujer y política.
-Contestar el teléfono, sin secretaria.
-Bailar tango.
-Tomar agua mineral.
-Tener hijos con figuración pública.
-Leer revista Caras.
-Hablar inglés fluido.
-Tener auto europeo.

Wp-OUT 450

OUT

-Autoproclamarse.
-Ser panelista o invitado en Corrientes de opinión.
-Que lo inviten al bar Oliver.
-Acercarse de la Vicaría.
-Ingresar clandestinamente al país.
-Hablar de marxismo-leninismo-imperialismo-capitalismo.
-Hacer alianzas entre partidos.
-Fumar.
-Exaltarse en los foros políticos.
-Almorzar en el Club de la Unión.
-Ir invitado a La Moneda y salir con una carpeta.
-Hablar de candidato de consenso, diálogo, reconciliación.
-Leer La Segunda en el auto por Costanera hacia arriba.
-Ser amigo de Raúl Alfonsín.
-Almuerzos largos y con vino.
-Tener teléfono con sistema hands of (para hablar sin tomar el auricular y con gente presente).
-Usar maletín Gucci.
-Usar mousse y fijador de pelo.
-El estilo artesa.
-Usar perla en la corbata.
-Que lo moje el guanaco.
-No saber quienes son U2, The Cure, Sting y Whitney Houston.
-Pedir elecciones libres.
-Tener amante.
-Beber en exceso en reuniones sociales.
-Creer que es in criticar siempre la televisión.
-Tomar demasiado en serio este artículo.
-Tener secretario.
-No poder tener partido político legal.
-Hacer discursos largos.
-Tener auto japonés.