Charlotte Elizabeth Diana, princesa de Cambridge, tiene apenas tres años pero ya acumula fama como influencer, pues todo lo que usa se agota en las tiendas. Su bisabuela paterna, la reina Isabel de Gran Bretaña, le tiene admiración. En un acto, la soberana conversó con una mamá que estaba en el público. La mujer le contó que su hija pequeña protege y también dirige a su hermano mayor. “Lo mismo ocurre con George y Charlotte”, comentó la reina.

GettyImages-953334332

La princesita no le teme a las multitudes; todo lo contrario de su hermano George, que aparece asustado y lloroso en público. En todo caso, aseguran que en la intimidad el príncipe es conversador y simpático. Una gran ocasión para Charlotte fue la visita que hizo —junto a William y a George— al hospital Saint Mary para conocer a su nuevo hermanito, el príncipe Louis. A su llegada, dieron algunos pasos hasta la puerta del recinto y, en ese tramo, George no miró a las cámaras, pero Charlotte sonreía levantando una manito. Finalmente, antes de cruzar el umbral, miró hacia atrás y saludó nuevamente. Entonces se escuchó un “¡Ohh!”. de todos las periodistas apostadas en la calle. De los siete bisnietos de la reina, Charlotte es la que más se le parece físicamente; algo que los medios británicos resaltan publicando fotografías de Isabel II a una edad similar a la de su descendiente. Un segundo gran evento de la princesa fue el matrimonio del príncipe Harry con Meghan Markle, en la que actuó como damita de honor.

GettyImages-815147122

En un momento, otra de las niñas quería comenzar a caminar, pero Charlotte le dijo: “No, no puedes salir todavía. Tenemos que esperar hasta que nos llamen”, contó un testigo a la revista People. Y en el bautizo del príncipe Louis, a la salida de la capilla del Palacio de Saint James, mirando a los fotógrafos les dijo: “Ustedes no vienen”. William y Kate no se dieron cuenta, pero sí los periodistas.

En Suecia, la estrella de la familia es justamente Estelle, la nieta mayor de los reyes Carlos Gustavo y Silvia. Desde que nació, hace seis años, comparte protagonismo con su mamá, la princesa heredera Victoria. Muy risueña y nada tímida, Estelle lleva como nadie el traje típico sueco, cocina galletas para la Navidad y abraza al rey con mucho afecto, mostrando que la frialdad nórdica no tiene que ver con ella. Para la fiesta nacional, el 30 de abril, apareció con las uñas pintadas con los colores de la bandera: azul y amarillo. Alegremente movía los dedos para que se notara su patriótico gesto. Aficionada al dibujo, también le gusta todo lo que implique movimiento y ejercicio, por lo que hace dos años comenzó a tomar clases de ballet en la escuela de danza Base 23 en Estocolmo. Y como también es cosmopolita, Estelle festejó su sexto cumpleaños, a fines de febrero, comiendo una hamburguesa en Lily’s Burgers. El local celebró subiendo una foto de la princesa a su instagram con este mensaje: “Si vienes de nuevo te regalaremos un milkshake”.

GettyImages-547541930

ROBA CÁMARAS DANESA

Josephine de Dinamarca nació el 8 de enero de 2011. Llegó al mundo 26 minutos después que Vincent, su hermano mellizo. Ambos son los hijos menores del príncipe heredero Frederik y la princesa Mary; pero desde un comienzo quedó claro que Josephine será la más notoria. La princesita no puede estar quieta. Es famosa por sus divertidos gestos faciales, y las coreografías que muestra incluso en el balcón del palacio. Al partir rumbo a su primer día de jardín infantil, mientras Vincent lloraba, Josephine bailaba y reía. Los fotógrafos saben que ella siempre roba cámaras y están atentos. Una ocasión especial, cada año, es el inicio de las vacaciones de la familia real. En 2016, mientras los demás sonreían para los fotógrafos, Josephine comenzó a lanzar una pelota de tenis a uno de los perros que los acompañaban. El animal corrió y le devolvió la pelota en varias ocasiones… hasta que la princesa Mary le pidió parar la diversión. Este año, Josephine fue la encargada de recibir un balde con dulces que le entregó una de las integrantes de la cabalgata que llega al castillo veraniego de Grasten. Se sabe que la princesita es también una entusiasta equitadora.