Hace unos días se realizó el seminario “Uso sustentable y reducción de bolsas plásticas de Chile”. El escenario escogido fue nada menos que Pucón, la amable ciudad sureña que decidió retirarlas de sus tiendas, claro que no sin polémicas. El encuentro se centró en el buen uso de las bolsas.

Actores de distintas áreas, como autoridades, representantes de los productores y entidades dedicadas al reciclaje, estuvieron presente y entre todos se buscó avanzar en una regulación sobre un uso sustentable. Tarea más que necesaria, si consideramos que en Chile existe un sobreconsumo de este elemento: se usan más de 7 millones cada día y unas 3.400 millones al año. Si quisiéramos reciclarlas todas podríamos hacerlo, ya que tenemos la capacidad para tratar una cantidad de 15.000 millones al año.

Wp-bolsas-plasticas-450

Uno de los compromisos que se asumió a nivel Ministerio de Medio Ambiente fue crear una norma técnica que permita la certificación de estas bolsas. La idea es que en algún momento, la misma gente pueda determinar cuáles son de buena calidad, lo que permitirá volver a utilizarlas en otra ocasión, así como también saber cuáles verdaderamente –y ojo que este es un detalle muy importante– son reciclables.

Mientras todo esto ocurre sería conveniente preguntarse si efctivamente necesitamos esa bolsa que nos entregan al comprar y, lo más importante, ¿qué haremos con ella después?

Comentarios

comentarios