“Que unas dirán que cuidas mucho a sus maridos / que eres peor que una mujer… soltera No faltará ese macho vengativo / que al no tenerte lo cuente a su manera /Esta va a acabar mal, siempre suele llegar de madrugada / Cuántos hombres tendrá / dónde los buscará la separada / Qué me va usted a contar si todas son igual… las separadas…”.

Tiritona. Así quedaba de niña cuando escuchaba a Nydia Caro cantar La separada. La puertorriqueña de cara perfecta la interpretaba sufriente. Y el público de esos estelares ochenteros la miraba sin mostrar una pizca de horror por la letra que salía de su boca. Todo lo contrario, la seguía con expresión de ‘así nomás es la cosa: separada=bataclana’. Cabra chica y todo —y como hija de una mujer moderna para su época con dos quiebres a su haber—, no lo podía creer.

La seguía con expresión de ‘así nomás es la cosa: separada=bataclana’

A fines de este mes vuelve Nydia —con esa misma y envidiable cara de ángel jamás tocada por el sol— con tres funciones de gala en el Teatro Municipal de Las Condes. Mostrará su disco tributo a Violeta Parra, pero también interpretará su artillería de clásicos, entre ellos La separada. ¿Cómo la mirarán ahora desde la platea?

El mismo fin de semana de sus shows, a pocas cuadras de ese teatro del metro El Golf, decenas de separadas nada de culposas estarán a esa misma hora muertas de risa tomando algunos tragos en hoteles, bares y restoranes, mientras preparan un segundo tiempo en otro sitio.

El mismo fin de semana de sus shows, a pocas cuadras de ese teatro del metro El Golf, decenas de separadas nada de culposas estarán a esa misma hora muertas de risa tomando algunos tragos.

Glamorizar una ruptura —por lo general ultradolorosa— es idiota. Celebrar la libertad no. Ha pasado poco tiempo y el tono hacia las ‘nuevas solteras’ ha experimentado un cambio notorio. Hoy televisión, cine y música las incluyen sin el halo de tragedia o sospecha del pasado. Son heroínas, amigas y líderes de opinión.

Gracias Nydia por adelantarte, antes de que tú también fueras una separada.

Comentarios

comentarios