Una de las figuras emergentes del firmamento cinematográfico italiano es el responsable de que después de casi cinco años, marcados por la infidelidad y el desaire, Charlotte se decidiera por fin a decirle adiós al padre de su hijo Raphael. Nadie sabe cómo pero Lamberto Sanfelice consiguió devolverle a la llamada “princesa de Europa” esa esquiva sonrisa que únicamente tenía reservada para sus esporádicas apariciones como rostro de Chanel o Gucci.

Aunque el Palacio de Mónaco emitió un comunicado en el que afirmaba que “como es su costumbre la princesa no se refiere a su vida privada ni comenta artículos de prensa”, fuentes extraoficiales hablan del “inicio de una nueva etapa” e incluso entregan más datos. La celestina fue Beatrice Borromeo, a quien Charlotte le comentó lo mal que la estaba pasando junto al artista galo. Entonces, la aristócrata italiana casada con su hermano Pierre, se acordó de su amigo Lamberto que intelectualmente calzaba perfecto con los intereses de su cuñada. Algo que en la fortaleza de los Grimaldi sacó aplausos confirmando lo que era un secreto a voces. Al menos en esta corte, Elmaleh no tiene santos.

La hija de Carolina de Mónaco no sólo heredó la apabullante belleza de su madre sino también el mismo corazón rebelde que se rige por los dictados de la pasión y el deseo. Así lo demostró semanas atrás cuando fue sorprendida caminando con su nuevo amor por las románticas calles de París. El texto de la revista francesa Voici aseguraba que la también equitadora y modelo “tiene un novio completamente italiano y muy guapo”.

charlotte450-1

Las instantáneas que se replicaron en semanarios y programas del corazón del Viejo Continente no hicieron más que confirmar una noticia que ya se había filtrado hace días entre quienes cubren los avatares de las distintas casas reales. Aunque la pareja que se conoció en 2011 se esmeró por mostrarse unida en el último verano boreal con publicitadas caminatas por Saint Tropez, las desavenencias pudieron más. El comediante más popular de Francia comenzó a pasar cada vez más tiempo en su mansión en Los Angeles, Estados Unidos, mientras que Charlotte aumentó su presencia en los eventos del pequeño Principado y el departamento que ambos compartían muy cerca del Arco del Triunfo terminó en la sección de venta de los avisos clasificados.

“Sabíamos que estaba con alguien nuevo porque la seguimos todo el día. Es una de las integrantes de la realeza más rentables así que tiene guardia permanente. Claro que no le gusta y reclama bastante, pero aquí estamos”, aseguró a la televisión española uno de los fotógrafos cuyo único trabajo es seguir a la joven de 29 años desde que se levanta hasta que se acuesta. En respuesta a lo que define como “acoso que pone en riesgo su integridad y la de su hijo”, la nieta de Grace Kelly contrató a los abogados de la desaparecida Lady Di para mantener los flashes y cámaras de televisión lo más alejadas posibles de ella y su pequeño hijo.

En plena promoción de su ópera prima Cloro por los festivales de cine del orbe, Sanfelice no sólo se las encargó para conquistar a la nieta favorita del príncipe Rainiero; de paso se posicionó en los medios en tiempo récord. En pocos días logró lo que muchos buscan por años, incluso décadas. Con la fuerza de un rayo dejó de ser uno más de la nueva camada de directores de la península itálica para convertirse en un protagonista de la farándula palaciega.

charlotte450-2

Aunque habían coincidido en el pasado, Sanfelice y Charlotte se sentaron a conversar por primera vez en el Festival de Cine de Berlín. Dicen que al director poco y nada le importó que la crítica especializada germana catalogara su trabajo como “prometedor e impactante”, desde que vio a la hija de Stefano Casiraghi en la fiesta inaugural, el italiano volcó todas sus energías en ella. Consciente de que estaba al final de su relación con el comediante con fama de mujeriego, cultivó por meses una amistad que recién hace unas semanas derivó en un romance.

Esta historia se da a conocer en tiempos en que la licenciada de Filosofía de La Sorbona parece más decidida que nunca en profundizar sus intereses. Organiza los Encuentros Filosóficos de Mónaco en torno al concepto del amor, escribe en la revista Philosophie Magazine e incluso no teme dar su propia receta para mantener vivo el amor frente al paso del tiempo y la monotonía: “Creo que la clave de una relación amorosa duradera es cuando ambos comparten pasión por lo verdadero, por la vida”, explicó en un artículo escrito por el filósofo André Comte-Sponville.

Por su parte, Elmaleh abrazó un silencio sepulcral y volvió a su vida de soltero. Y es que detrás de ese aspecto poco agraciado que pone al servicio de sus celebrados personajes, Gad esconde a un amante insaciable que tuvo historias con las mujeres más famosas de su país, como las actrices Anne Brochet, Marie Gillain y Marie Fugain. Pero eso ya es parte del anecdotario. Hoy, al fin, la princesa volvió a sonreír.