Son los actores Naomi Watts y Naveen Andrews quienes, a quince años de la muerte de Diana, recrean el romance que sostuvo con el cirujano Hasnat Khan, quien —dicen— fue “el amor de su vida”.

Diana y Khan solían escaparse a esas playas buscando refugio de los paparazzi porque durante los dos años que estuvieron juntos trataron de vivir cual fugitivos, escondiendo los detalles de su relación de los tabloides londinenses. Para ellos, ha confesado Khan, lo ideal era alejarse de la ciudad o salir del país. Pero no siempre fue posible y, entonces, debían conformarse con las habitaciones del Palacio de Kensington, donde Di vivió hasta su muerte.

La productora Ecosse ha querido retomar esta historia y revelar sus secretos en la película Diana, que se estrena el próximo año.
Se dice que el argumento fue escrito sobre la base de las declaraciones del propio Khan, quien en 2008 —en el marco de las investigaciones por la muerte de la princesa— tuvo que enviar a la Suprema Corte de Justicia de Inglaterra un documento escrito con detalles de su relación con Di.
En esas declaraciones —a las que tuvo acceso CARAS— queda claro que hablaron de matrimonio y que, incluso, pensaron en la posibilidad de vivir en Pakistán para tener una vida “vagamente normal”.

Khan conoció a los príncipes William y Harry (“Diana quería que sus hijos supieran qué estaba pasando en su vida”, comentó el doctor) y aunque la pareja siempre se cuidó para no tener hijos, la princesa le dijo que quería una niña.
“Tuvimos una buena relación, sin problemas. En realidad, nuestro único obstáculo fue la prensa y, por eso, cuando hablábamos de casarnos me preocupaba la idea de que nuestra vida fuera un infierno. Sabía que nunca podríamos llevar un pasar normal, libre. Y si teníamos hijos sería imposible salir con ellos a pasear, como cualquiera lo hace”.
Hasnat Khan es un hombre discreto y un médico de prestigio en Inglaterra, experto en cirugía de corazón. Nació en Lahore, en Pakistán, hace 53 años, y es miembro del Colegio Real de Cirujanos. Trabaja en el Hospital Harefield y quienes lo conocen lo describen como un tipo sencillo, muy amigable. Diana le decía “el señor maravilla” por sus logros como cirujano y su labor humanitaria en Africa y Asia.
Paul Burrel, el mayordomo de Di por muchos años, asegura que Khan fue el gran amor de su vida, “su otra mitad”.
Fue él quien, a principios de 1997, reveló a Khan que Diana había empezado a investigar si había algún sacerdote que pudiera casarlos en secreto. Y también quien, años después del accidente fatal, informó a la prensa algunos detalles de la relación.

CUANDO EL ASCENSOR ESTABA A PUNTO DE CERRARSE en el hospital Royal Brompton, “él metió el pie para detenerlo. La puerta se abrió y los dos se miraron fijamente. Ella supo entonces que algo había pasado en su corazón”, contó Khan en la Corte. Estaba terminando agosto de 1995. Según las declaraciones del médico, a Diana le gustaban las cosas sencillas, ésas que, por cotidianas, la mayoría deja de valorar, como ir al pub a tomar una cerveza con los amigos. Para Di eso era una gran celebración.
También mencionó que para él será inolvidable la tarde en que fueron al centro de Londres con la intención de entrar al club de jazz Ronie Scott’s, en el popular barrio de Soho. “Había tanta gente que debimos hacer fila para entrar, lo cual provocó fascinación en Diana. Decía que era una gran forma de conocer gente”.

Hasnat Khan y Diana estuvieron juntos hasta julio de 1997, cuando la princesa terminó su relación para estar con el millonario Dodi Al Fayed, con quien murió en el accidente del 31 de agosto en París.
Pocos días antes de la tragedia, Di quiso tomarse unas vacaciones y viajar en el yate de la familia Al Fayed. Ahí fue donde se capturó una de las instantáneas más famosas, aquella en la que está mirando al horizonte, vestida sólo con un traje de baño de color azul cielo. Nadie sabrá jamás lo que pensaba, pero es posible que en su mente estuviera Hasnat Khan. La ruptura había ocurrido pocas semanas antes y tal vez no se descartara aún que ese quiebre fuera definitivo.

“Estoy seguro de que si Diana estuviera viva seguiríamos siendo amigos, sin importar lo que hiciera o con quién estuviera. Yo no sé cómo haya sido en otras relaciones, pero conmigo siempre fue muy protectora. Le preocupaba mucho lo que los medios publicaran sobre mí y sobre nosotros. Tal vez ella era así porque pensaba que tenía un futuro a mi lado”, escribió en sus declaraciones.
No se sabe si Di también fue el amor de su vida, pero Khan tardó mucho tiempo en tener una nueva relación y sólo se casó en 2006, con una joven de 28 años, descendiente de la realeza de Afganistán. Hoy están separados.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl