Poco tiempo se demoraron los medios en bautizar el destino de los hombres que han integrado a la familia más popular de la televisión de Estados Unidos. La ‘maldición Kardashian’, ya es parte de la historia del clan liderado por Kim y sus hermanas Kourtney y Khloé. Se oficializó luego de que Lamar Odom, ex jugador de la NBA, y ex pareja de Khloé, fuera encontrado inconsciente en el burdel Love ranch a las afueras de Las Vegas.

Una sobredosis de un sustituto de viagra mezclado con cocaína y alcohol dejó en estado de coma al ex protagonista del reality Khloé & Lamar. #Eresnuestroluchador, #tusonrisaloestodo fueron algunos de los hashtags con que las Kardashians han remecido a las redes sociales. Sin embargo, tras seis días sin avances, al parecer las plegarias de las Kardashian desde el hospital Sunrise de Nevada han visto la luz: el portal de entretenimiento TMZ confirmó que el ex deportista “respira sin ayuda de un ventilador” y el sitio web de E! (canal que transmite el reality show del clan) aseguró que conversó con Khloé: “Hola mi amor”, habrían sido las palabras de Odom.

Wp-scott-y-kourtney-450

Quien primero supo de la maldición fue Kris, la matriarca del clan y cerebro del business Kardashian, quien incluso ha sido apodada por sus propias hijas como la “momanager”. Y aunque no fue precisamente una muerte, su mundo se vino abajo cuando Bruce Jenner, su segundo marido, ex campeón olímpico de atletismo y padre de Kendall y Kylie, se declarara transgénero y debutara hace algunos meses en la portada de Vanity Fair vestido de mujer y con una nueva identidad: Caitlyn Jenner. “Estoy llorando la muerte de Bruce”, dijo Kris, devastada, en uno de los episodios del reality show.

Pero la historia sigue. Rob, el único hombre entre las cinco hermanas, lucha contra la depresión y la obesidad. “No soy como ustedes”, advirtió a sus hermanas —Kim, Kourtney y Khloé— reprochándoles la súbita pérdida de su anonimato ante el arrollador éxito del apellido Kardashian.

Wp-kim-y-kourtney-450

¿Mal ojo o mal de ojo? Porque la lista de casos suma y sigue, aunque no queda muy claro si se deben a designios del azar o malas elecciones afectivas… Ahora el turno es de Kourtney y su ex marido, Scott Disick, cuyas andanzas han alcanzado peaks de rating con sus infidelidades, adicciones a drogas, alcohol y escándalos que van desde borracheras en Las Vegas y romper las paredes de una habitación de hotel en Miami, que lo llevaron directo a prisión.

Por cierto que Kim, la más famosa de las hermanas, no es la excepción. Primero se casó con Damon Thomas, de quien se divorció por abusos físicos y psicológicos; y luego con el ex jugador de básquetbol, Kris Humphries, con quien marcó el récord como uno de los matrimonios más cortos de la historia: sólo 72 días. ¿Por qué? La explicación volvió a ser la misma: maltrato. Y bien, ¿qué pasará con su actual marido, Kanye West?, es lo que ahora todos se preguntan.