Las segundas partes nunca son buenas y aunque hay infinidad de casos que desmienten esta afirmación, Maria Shriver está convencida de que así es. ¿La razón? Su querido hijo Patrick Schwarzenegger se ha dado una segunda oportunidad con la atrevida Miley Cyrus tras su fugaz romance en 2011, año en que protagonizaron varias salidas públicas, e incluso el joven llegó a admitir abiertamente estar enamorado de la cantante. En aquella ocasión se comentaba que los padres de la intérprete estaban encantados de tener al modelo como yerno, un chico guapo, estable y con los pies en la tierra, justo lo que Miley necesitaba. Pero en el clan Schwarzenegger Shriver no estaban muy contentos del noviazgo, tanto Maria como Arnold siempre habían cuidado que su hijo, quien además del modelaje tiene una organización filantrópica de ropa llamada Project360.3, se mantuviera alejado del huracán hollywoodense, algo que junto a Miley claramente no sucedería…

Patrick y Miley enamorados”, “El romance del año” o “Planes de formar familia”… Si hasta embarazo le han atribuido a la pareja que recomenzó su relación en octubre recién pasado. Los titulares no se detienen, lo corroboran una y otra vez y aunque tanto la dupla como sus fans parecen estar de lo más felices, para Shriver la pesadilla se repite.

La antigua primera dama de California, ex esposa de Arnold Schwarzenegger y heredera del clan Kennedy, no ve con buenos ojos el estilo de vida de la novia de su hijo, especialmente después de ver las fotografías del cumpleaños número 22 de la díscola cantante en las que aparece cabalgando sobre un pene mecánico. Este episodio es solo el último, recordemos que la ex inocente y dulce chica Disney apareció fumando marihuana durante un espectáculo privado que ofreció en un hotel de South Beach y días después fue paparazzeada junto a Patrick drogándose en una fiesta en Miami. Con estas escenas, Cyrus parece haber sepultado la imagen ante su suegra y según declaró a Hollywood Life una fuente anónima cercana a Shriver: “Eso fue lo peor que Miley podría haber hecho”.

Wp-madonna-kennedy-jr-450

Una joven diva del pop y un Kennedy en el siglo XXI. Siguiendo los pasos de su primo Patrick, Conor Kennedy –hijo de Robert Kennedy Jr. – fue otro más que repitió el patrón de la familia. No solo por tener una vida marcada por tragedias –tras la separación de su marido, su madre Mary Richardson se suicidó ahorcándose en su casa en mayo de 2012– sino además porque ese mismo año el guapo joven salió con Taylor Swift. El romance entre Conor y la rubia estrella del country habría sido tan intenso como fugaz, casi ocupó más páginas en la prensa rosa que horas en el tiempo real pero según lo indicaron los tabloides en su minuto, él habría quedado “devastado” tras el quiebre.

Pero con Miley no es la primera vez que una estrella del pop internacional llega a la familia para corromper a un buen Kennedy y escandalizar a su madre. Era 1988 cuando la mujer más famosa del mundo terminaba el matrimonio más mediático de los ochenta: Madonna se separaba de Sean Penn y empezaba una relación con el atractivo John Kennedy Jr. Según el libro The good son: JFK Jr. and the mother he loved, de Christopher Andersen, la superestrella del pop le confesó a una amiga que un romance de tamaña envergadura sería “poco menos que cósmico” y así fue.

El soltero más codiciado del momento y la cantante más famosa de la década compartían entrenador personal. Salían a trotar juntos por el Central Park muy temprano en la mañana y fue así como comenzó una pasión tan intensa como breve. Según medios de la época y el mismo libro lo relatan, John John llevó a Madonna al lujoso departamento de su madre en Manhattan porque creyó que sería buena idea presentarlas. Craso error.

“Señora de Sean Penn” fue como firmó en el libro de visitas, aún no estaba divorciada y correspondía que así lo hiciera pero al parecer fue la única señal de buena católica que le atribuiría su devota suegra. Eran los tiempos de Like a prayer y la reina del pop estaba en plena etapa de utilización poco adecuada de símbolos religiosos. Era imposible que Jackie Kennedy pasara esto por alto y mucho menos el hecho de que a Madonna le gustara imitar con frecuencia a Marilyn Monroe, la supuesta responsable de la destrucción de su matrimonio.

Wp-m-y-kennedy-450

 ¿Podría haber llegado Madonna a ser primera dama de los estadounidenses? Dudoso. Según se especuló en la época, fue la presión de la matriarca Jackie la que acabaría con este “romance cósmico”, pronto llegaría una mujer a la altura de John John, su nombre era Carolyn Bessette. Se casaron en 1996 y murieron juntos en un accidente aéreo tan solo tres años después.

Sería la primera, la más grande y su nombre se convertiría en leyenda. Es inevitable no asociar sus nombres y es que John F. Kennedy encontró su media naranja en Marilyn Monroe. Fue un secreto a voces que mantuvieron durante casi una década pero que se acabaría de la forma más trágica de todas. A sólo semanas de que la televisión transmitiera los siete minutos más famosos del siglo XX: el mítico “Happy Birhday” que Marilyn le dedicó al presidente en su aniversario número 45,  la actriz fue encontrada muerta.

Hay una extraña fascinación de los poderosos Kennedy por el mundo de las luces y Hollywood, ahí al parecer está su perdición. Patrick Schwarzenegger deberá recordar las palabras que su tía Jackie O le dijo a su hijo John John cuando se enteró de su romance con Madonna. ‘¡Hay miles de mujeres inteligentes ahí fuera! ¿Y tú te vas con una estrella del pop?’. La historia vuelve a repetirse.