El príncipe George, de un año y dos meses de edad, tendrá un hermanito que nacería durante la próxima primavera del hemisferio norte. El Palacio de Kensington ha anunciado esta mañana que los Duques de Cambridge esperan su segundo hijo y que se sienten muy complacidos. A pesar del poco tiempo de gestación, los duques decidieron revelar la noticia pues era poco probable que lograran mantenerla en secreto por muchos días. Kate tiene poco más de dos meses de embarazo y ha estado con algunos problemas de salud siendo internada el fin de semana en el Hospital King Edward VII, por hiperémesis gravídica, una afección que tuvo también durante el embarazo de su primogénito George y que la hace tener vómitos por sobre lo normal y la deshidrata. En estos momentos ya se encuentra de regreso en su hogar en Kensington Palace bajo observación médica, y con órdenes de reposo, lo que impedirá que acompañe hoy al príncipe William, en un acto programado en Oxford. Asimismo, estaría en duda su primer viaje oficial sola –sin su esposo– planificado para fines de septiembre a Malta, aunque nada se ha dicho en forma oficial. La asistencia de la duquesa a compromisos oficiales se irán estudiando caso a caso dependiendo de su estado, comunicó un vocero del palacio de Kensington.

Desde la gira de William y Kate a Nueva Zelanda y Australia existían rumores de que los duques estaban ansiosos de otro hijo, pues cuando una mujer australiana, Cynthia Read, les entregó un chal de encaje de regalo para George, el príncipe le comentó con una sonrisa: “Puede que pronto deba fabricar otro”. El bebe, quien sería cuarto en la línea de sucesión al trono, dejaría al príncipe Harry un lugar más abajo antecedido por su padre Carlos, su hermano William y sus dos sobrinos.

La noticia ha tenido excelente acogida en el Reino Unido, y uno de los primeros en hacer un comentario público fue el primer ministro David Cameron quien en un comunicado oficial felicitó a los duques de Cambridge. Y por supuesto, Buckingham Palace y la familia de ambos pares han anunciado que se sienten muy complacidas con esta noticia, ya que asegura larga vida a una de las monarquías más queridas de Europa.