El palacio de Kensington no se ha pronunciado aunque medios ―incluyendo la BBC― aseguran que Meghan Markle ya ha sido presentada a Carlos y que la pareja pasó una noche en el Kensington Palace y que comió con los Duques de Cambridge. Ademas, la estrella de Hollywood realizó una visita pública al Palacio de Buckingham la que subió a su cuenta de Instagram.

Pero ¿quién es Meghan y como se conocieron? La actriz nacida en Los Angeles, de madre afroamericana y padre holandés se hizo conocida por la serie de abogados “Suits” y habría visto a su alteza real por primera vez en Toronto ―donde ella reside― cuando éste viajó a la ciudad canadiense para promover su obra de beneficencia “Invictus Games”, la que fomenta el deporte como medio de recuperación para víctimas de guerra.

Markle, de una belleza extraordinaria, no posee ninguna de las características atribuídas a las anteriores parejas del hijo menor de Diana de Gales: todas aristócratas, de la alta sociedad londinense, británicas y rubias.
Y he aquí en un punto que ha sido destacado, sin necesariamente apoyarlo, por varios medios del Reino Unido, incluido el serio y liberal The Guardian: el origen “interracial” de Meghan cuya madre ―como ella misma declara― es 100% de raza negra.

En estos tiempos es algo que muy pocos consideran, sin embargo aquí se trata del quinto heredero al trono de Gran Bretaña y aunque ya la familia real dio un gran y exitoso salto al modernismo aceptando a la plebeya Kate Middleton, tal vez Meghan constituiría un paso demasiado intrépido para la conservadora familia conocida por estos lados como “la firma” aludiendo a una especie de mafia, considerando además que es divorciada. Estuvo casada durante dos años con el también actor Trevor Engelson de quien se separó el 2014.

Meghan Markle ha declarado en varias entrevistas el orgullo que siente por su herencia racial y ha tocado el tema en diversas ocasiones. Obviamente a Harry no es un tema que le quite el sueño y si los rumores de convierten en algo oficial es muy probable que el regalón de la Reina Isabel no renunciará a sus sentimientos y convencerá a su abuela de que es tiempo de que la realeza viva los tiempos que corre