Sin embargo, ayer las versiones dominicales de los diarios del Reino Unido dedicaron varios párrafos a esta nueva espera y al hecho de que es el único alivio al bombardeo de noticias políticas preeleccionarias aquí en UK

Una de las interrogantes es si los abuelos verán primero al recién nacido(a), porque en el turno de George fueron los Middleton quienes estuvieron allí y no se despegaban de su hija. Esta vez sólo el príncipe William asistirá al parto. Aunque es improbable que ocurra, por medidas de seguridad, la estrella entre los visitantes al hospital de Saint Mary seria el pequeño George en caso de que fuera a dar la bienvenida al mundo a su hermanito(a). 

Wp-kate-mas-william-rosa-450

Cuando quiera que sea el nacimiento del “bebe número 2”, como lo han llamado aquí algunos medios, se irá con sus padres a Kensington Palace donde será presentado(a) a su bisabuela, la Reina Isabel. No siendo ya una primeriza, en esta ocasión Kate no se refugiará en casa de sus padres como lo hizo con su primogénito sino que partirá junto a su marido e hijos a Anmer Hall, la nueva residencia de los Cambridge fuera de Londres, adonde la nueva criatura pasará sus primeros meses. El hecho de que William haya pedido seis meses de permiso post natal indica que quiere estar más presente, lo que posiblemente  indica una menor participación de Carole Middleton esta vez, aunque siendo la única abuela viva de los hijos de los duques y más encima tan cercana a su hija, no hay duda de que tendrá un rol significativo. 

Para ayudar a los padres y a la abuela hay un equipo de personas liderado por  la nanny que  ha trabajado con ellos hace ya más de un año: la española María Teresa Turrión Borrallo, quien se preparó en Norland College, establecimiento que ha provisto de nannies a la alta sociedad británica desde 1892. El entrenamiento dura 3 años y cuesta 35 millones de pesos, los que seguramente se recuperan con creces con los sueldos otorgados con la gran responsabilidad de criar a las nuevas generaciones de nobles. Entre otras habilidades son entrenadas en artes marciales y clases especiales de manejo para esquivar paparazzi.

Sin embargo, el puesto de ama de casa para Anmer Hall sigue vacante. Recientemente publicaron un aviso en la revista The Lady en la que especificaban “discreción y lealtad es primordial” y los deberes incluían “compras, limpieza, preparación de comidas y ayudar con cuidado de niños y perros”. 

Si este nuevo miembro de la familia real nace el 7 de mayo, día de las elecciones aquí en el Reino Unido, este niño o niña será el único capaz de opacar la votación mas polémica de los ultimas décadas en el país.