Con un ejército de celebridades –entre actores y deportistas— el Presidente de Estados Unidos jugó todas sus fichas mediáticas para animar a los estadounidenses a inscribirse en el nuevo sistema de seguro de salud conocido como ObamaCare.

En sus comerciales la gente es feliz con esta protección monitoreada desde la Casa Blanca. Un mundo de fantasía que se relaciona poco con lo carísimo que es enfermarse en ese país. Pero son clips que extienden, a distancia sudamericana, esa ficción de galanes y chicas guapas que corren con sus estetoscopios por los hospitales donde siempre hay una cama disponible.

Esa utopía la consumí —con proyecciones románticas— antes que el pediatra Doug Ross (George Clooney) debutara en TV. El primer rebelde con bata y bisturí fue el sexy cirujano Gonzo Gates (Gregory Harrison) en Hombres de Blanco, que cruzaba del quirófano a su remolque para una siesta. Antecesor hot de los McDreamy (Patrick Dempsey), McSteamy (Eric Dane, en la foto) y hasta del náufrago de Lost Jack Shephard (Matthew Fox) y el irónico House (Hugh Laurie). Un casting perfecto para ofrecer una cobertura de salud.

Pero, ¿cómo sería vender un FonasaCare? Tras una encuesta de cinco minutos y nada metódica con las chicas a mi alrededor, el que tiene asegurado el rol de ‘Clooney’ es Manuel Rico, ginecólogo español del Hospital de Concepción. Para el papel del médico cercano, sin suerte con las mujeres y que siempre saca a bailar a la enfermera mayor en las fiestas iría para Claudio Aldunate (Dr. TV). Ellos estarían bajo el ojo del director del hospital: el Dr. Ferrada (ex ARTV). Un veterano al que le sacaría canas Fulvio Rossi, el rebelde del staff y en constante provocación a su par Guido Girardi. Teresa Chomalí tendría su propia misión peleando cada peso para aumentar el presupuesto de cirugía plástica. Mientras que el Dr. Artaza sería el rostro público en la hora de crisis. Nadie puede quedar mal con la gran jefa, la doctora Michelle.

Comentarios

comentarios