Adoro los bares de hoteles clásicos: su ambiente de película de los años 50 e intimidad son ideales cuando hay mucho para ponerse al día. Y este ha sido siempre uno de mis favoritos. Sin embargo, aquel día la tranquilidad era inusual. Pronto me entere cual podría ser la causa de aquel éxodo masivo de habitués. Este clásico hotel pertenece a la cadena Dorchester Collections que incluye además los emblemáticos y exclusivos Le Meurice y Plaza Athenee en Paris, el Bel Air y el Beverly Hills en California, entre otros en todo el planeta.

Su dueño, Hassanal Bolkiah, sultán de Brunei, sultanato ubicado en la isla de Borneo, está siendo abiertamente boicoteado por las celebridades que acostumbraban a hospedarse en sus hoteles debido a su decisión de introducir la Ley Sharia al código penal de su pequeña monarquía el 1o de mayo recién pasado. Esta ley es la que rige los países musulmanes más ortodoxos y entre algunos de sus más extremos artículos se encuentra la muerte por apedreamiento en caso de sospecha de adulterio, sodomía y homosexualidad, además de cárcel para mujeres que queden embarazadas fuera del matrimonio. En un país donde un 10% de una población total de 420.000 habitantes es cristiana, todo suena aun mas absurdo pues las leyes serán impuestas sin mirar religión.

El mundo de la moda, cine y comunicaciones ha reaccionado en masa y los reportes hablan de una perdida en las ganancias de 1,2 millones de dólares para la cadena del Sultan durante las ultimas dos semanas, sobre todo debido a cancelaciones en sus hoteles en California. El poderoso conglomerado de moda Kering, dueno de Gucci, Stella Mc Cartney, Alexander Mc Queen e Yves Saint Laurent ha pedido a todas sus marcas que se unan al boicot y su presidente Francois Henri Pinault escribió en su cuenta de twitter: “Como Presidente de Kering Foundation que combate la violencia contra la mujer, firmemente condeno la decisión del sultán de Brunei y me uno al boicot a los hoteles de su propiedad”.

Wp-Hotel-450

También en Twitter Ellen De Generes publicó: “No visitaré los hoteles Bel Air o Beverly Hills hasta que esto se resuelva”. Desde el mundo fashion, el director creativo de Yves Saint Laurent, Hedi Slimane dijo a través de un comunicado de la casa de moda la semana pasada, no poder tolerar tal conducta represiva y leyes que afectan de manera fuertemente los derechos humanos básicos. Richard Branson, quien ha prohibido a la tripulación de su aerolínea Virgin alojarse en cualquier hotel de la cadena Dorchester Collection, declaró que la Ley es totalmente inaceptable en una sociedad tolerante.

El Sultan, cuya fortuna se estima en dos y medio billones de dólares y está entre las más grandes del mundo no se retracta. Defiende su determinación aduciendo que la Ley Sharia es un deber bajo el Islam. La presión no solo de celebridades sino de Amnistia Internacional y otros organismos de derechos humanos, no ha inmutado a este hombre quien tampoco ha mostrado intenciones de vender su cadena de lujosos hoteles como se le ha insinuado.

Yo por mi parte seguiré en este caso los pasos de los famosos y elegiré otro bar de hotel para la próxima vez.