Unos suben al escenario para participar de un circo que los encandila y los otros bajan de los escenarios para aprovechar su conexión emocional con el pueblo. Precisamente esta dinámica es la que toma Política y celebridad, muestra curada por Paco Barragán que se presentará en Matucana 100 desde el 24 de julio hasta el 29 de septiembre y que contará con trabajos de más de 40 artistas chilenos, incluyendo a Alfredo Jaar, además de gigantes como Salvador Dalí y Ai Wei Wei, entre otros.

Barragán comenta que “todos los artistas presentes en la muestra participan con obras que reflexionan de manera crítica, irónica o metafórica acerca de lo que constituye hoy día la política, la celebridad y los medios de masas y su íntima relación con el espectador-ciudadano”.

Wp-obama-osama-450

Los indicios de que los roles entre políticos y celebrities están en constante mutación son evidentes: Barack Obama es una estrella en las redes sociales, la Presidenta Bachelet aprovecha una entrevista con Don Francisco para anunciar cambio de gabinete, mientras Angelina Jolie y Brad Pitt se alejan de los flashes para moverse por el mundo haciendo ayuda social. La mezcla, que quizá ha tenido a su mayor representante en Ronald Reagan, el actor que desde actuar en películas de vaqueros terminó gobernando Estados Unidos en los ochentas, ha sido un potente generador de arte. 

Wp-brad-pitt-colores-450

El Che Guevara, Brad Pitt, Pinochet, Clinton o Michael Jackson forman parte de los íconos que tendrá la sección Intimos extraños, que alude a esos personajes que sentimos propios y cercanos, porque observamos sus vidas en los medios y en el cine, pero que en definitiva no conocemos ni nos conocen.

Wp-rojo-black-mono-450

Para Barragán, política y celebridad “vienen a ser dos caras de la misma moneda. La política responde cada vez más a los mecanismos e imperativos de la celebridad, y a las celebridades —los auténticos dioses del siglo XXI— les gusta cada vez más jugar a la política y cambiar el mundo. Sin embargo, ambos no dejan de ser ‘íntimos’ y ‘extraños’ a la vez: a ambos los conocemos de manera íntima a través de los medios de masa y sociales, pero en el fondo no dejan de ser absolutos desconocidos para nosotros”.