El próximo gran evento familiar de los Windsor en Londres será el bautizo del principito de Cambridge, luego de las tradicionales vacaciones de su majestad Elizabeth I en Balmoral. Éste ocurrirá probablemente en algún momento del otoño europeo y será, si se sigue el protocolo, en la sala música del palacio de Buckingham al igual que las ceremonias de William y Carlos, y será conducido por el obispo de Canterbury: Justin Welby.

Antes de su partida, esperada para los próximos días, la reina fue a conocer a su bisnieto ayer en la mañana al palacio de Kensington, cuando aún el nombre no había sido dado a conocer a la prensa, y dicen que la visita de la bisabuela fue también la oportunidad para asegurarse de que las alternativas barajadas por William y Catherine serian aprobadas por su majestad. Debe haber sido sin duda de su agrado el hecho de que el primer nombre de la criatura sea el de su padre: George.

Luego de la visita de su bisabuela, George Alexander Louis, príncipe de Cambridge, ya tuvo su primera salida de casa. Ayer partió con sus padres desde la residencia de los duques en Kensington Palace con rumbo al hogar de sus abuelos maternos, y después es muy posible que los duques de Cambridge acepten la invitación de la abuela de William a pasar unos días al castillo de Balmoral.

William tomará sólo dos semanas de post natal y luego regresará a Anglesey, en Gales, para continuar con su trabajo como piloto de helicópteros de búsqueda y rescate en la Real Fuerza Aérea. Kate y su hijo mientras tanto se quedarán en la casa de sus padres en Bucklebery en el condado de Berkshire. Pero la separación no será muy larga si se concreta el viaje familiar a Escocia.

Los vestidos de Kate y George: un boom

Versiones económicas del vestido hecho a medida para Kate por Jenny Packham ya se vendían frenéticamente ayer online. El modelo de crepe celeste con lunares blancos era único, y hecho exclusivamente para la ocasión, y ante las demandas por él en el sitio de la diseñadora, debieron aclarar que jamás se reproduciría otro ejemplar. Sin embargo, retailers online como Simply Be y Elitzia.com invitaban a sus clientas a “copiar el estilo de la duquesa“ por precios que iban desde 15 a 29 libras (entre 10.000 y 25.000 pesos chilenos aproximadamente).

Y en cuanto al bebe Cambridge a dos días de su nacimiento y ya está convertido en trendsetter. El cobertor de muselina de algodón con estampados de pajaritos, ha provocado una revolución en las tiendas de ropa de guagua. La creación del diseñador australiano residente en Estados Unidos, Raegan Moya Jones, para su línea de bebes Aden + Anais , ya está totalmente agotada en su sitio web. El precio es de unos $40.000 chilenos por un paquete de cuatro y la marca es también la preferida de otras celebridades. Kim Kardashian o Uma Thurman también la han elegido para sus retoños. La locura por George recién comienza.