“El Príncipe de Asturias tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesaria para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado”. Con estas palabras Juan Carlos, el ya famoso “Rey abdicado”, abandonó el trono luego de 39 años a cargo, dando paso a que su hijo Felipe de Borbón (46) asuma como Rey de España a final de mes, a menos que los españoles digan otra cosa.

En casi cuatro décadas de reinado, Juan Carlos de Borbón protagonizó muchos episodios que levantaron o mermaron su popularidad. En 1975 Juan Carlos de Borbón accedió a la Jefatura del Estado, después de que Francisco Franco falleciera. Durante todo ese período el Rey colaboró activamente para terminar con la dictadura e impidió el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, cuando salió en televisión apoyando al régimen democrático, lo que evidenció la baja o nula aprobación de la ciudadanía hacia de los militares que intentaban sublevarse.

“¡¿Por qué no te callas?!”. Esta famosa expresión fue parte de una acalorada discusión durante la Cumbre Iberoamericana en 2007. Todo comenzó cuando el monarca español interrumpió al fallecido presidente Hugo Chávez, debido a que este acusó a España de haber apoyado un Golpe de Estado en Venezuela en 2002. Acto seguido, Juan Carlos lanzó la célebre frase que ha sido motivo de parodias y una serie de memes que continúan plagándose por internet, el recordado ¡¿por qué no te calles?!. Después del tenso momento, el Rey abandonó la sala donde se efectuaba la reunión de los Jefes de Estado.

A pesar de este altercado que trajo algunas repercusiones diplomáticas, los ciudadanos españoles festejaron el valor de su Rey al enfrentar a uno de los mandatarios más controvertidos del mundo. Al mes siguiente su popularidad subió como la espuma.

Los últimos años no han sido fáciles para la monarquía. La popularidad del Rey se ha venido cuesta abajo en las encuestas, producto de que muchos creen que Juan Carlos ha tenido actitudes consideradas inaceptables para el máximo exponente de la monarquía. En enero de 2014 un 62% de los ciudadanos quería verlo fuera del Trono, mientras que hace un mes otro sondeo valoraba su labor con una puntuación de 3.72 de un máximo de 10. Su popularidad decayó luego de que la crisis económica golpeara fuertemente a España y algunos comenzaran a cuestionarse los excesivos gastos de la Corona.

Pero sin duda, el hecho que enojó más a los contribuyentes fue el viaje que hizo en abril de 2012 a Botsuana. El Rey fue a un safari –como ya era costumbre desde 2006–  que costaba cerca de 60 mil dólares. Sin embargo, esta vez la escapada al paraíso de la caza terminó mal. Se publicaron fotos del Rey con una escopeta junto a un elefante abatido, imagen que molestó a gran parte de los ciudadanos y nuevamente puso en alerta a los españoles por los “elevados lujos” de su monarca. Como si fuera poco, el paseo terminó con una fractura de cadera y una operación de urgencia que lo dejó 5 días hospitalizado.

Algunos cercanos a palacio aseguran que el Rey ya había tomado la decisión de abdicar hace varios meses, pero que el juicio contra el marido de su hija la infanta Cristina habría retrasado la publicación de su decisión. Ya el 31 de marzo Juan Carlos informó al Primer Ministro de España, Mariano Rajoy, que dejaría su cargo. No fue hasta hoy, 2 de junio, que la noticia se hizo pública debido a que el Rey prefirió dejar pasar las elecciones europeas del 25 mayo para que la sucesión fuera “con total normalidad”, aseguró Rajoy.

A medida que pasan las horas cada vez se escucha más fuerte la idea de un referéndum social sobre quién debe continuar a cargo de la Monarquía Española, o incluso, si esta debe seguir en tiempos donde la crisis económica sigue golpeando fuertemente a un país que, según las cifras, no parece estar de acuerdo con una forma de Estado donde la jefatura es estrictamente personal y tiene un estatus de vitalicia.

> Revisa el video de la abdicación de Juan Carlos