Nunca he sido especialmente “dulcera” pero una de esas “experiencias únicas” que he aprendido a disfrutar en Dinamarca es la tradición de comer pasteles y caramelos ¡por cualquier razón!

Un compañero de la oficina se acaba de cambiar de trabajo. Para despedirse llegó temprano con cuatro exquisitos pasteles que pusieron un brillo de deseo en nuestros ojos madrugadores.

De un modo muy singular en Dinamarca existe una clara asociación entre socialización en el trabajo, pasteles y dulces. Según un estudio de Deloitte, el 52% de los encuestados reconoció consumir alguna delicia al menos una vez a la semana en su lugar de trabajo… Las mujeres más que los hombres. Claro que —tal vez como una consecuencia— los gimnasios están a tope de culposos vikingos y vikingas intentando quemar calorías y mantener la línea.

En mi trabajo el jueves es el día oficial. Ahí la empresa de catering que nos entrega los almuerzos agrega la bandeja dulce. Y en el verano hay pastel, chocolate, caramelos o helados. Siempre hay una buena excusa: porque te vas de vacaciones, porque vuelves, porque te comprometiste en matrimonio, porque la familia va a crecer con un nuevo miembro, porque entras a trabajar con nosotros o porque te cambias de trabajo, porque estás de cumpleaños, porque tenemos un nuevo cliente o —la razón que a mí más me gusta—¡porque sí no más!

No está de más decir que pasadas las fiestas de fin de año y sus pantagruélicas mesas de comida, el tema de la salud y el bienestar físico vuelven a estar en la mente colectiva. Yo diría que los vikingos tienen una muy sana relación con sus cuerpos y nadie se obsesiona con sus medidas persiguiendo una imagen idealizada y perfecta, sino que quieren ser saludables —con sus rollos incluidos—. No son de entregarse a curas milagrosas en una camilla médica o agobiarse con estrictas dietas, sino que al final de cuentas quieren lo que buscamos todos, con pasteles, salidas matinales a trotar, chocolates y ensaladas: tener una vida sana y disfrutar de ella. No es demasiado pedir, ¿cierto? ;-)

Comentarios

comentarios