Hoy se cumple una década desde que Letizia Ortiz Rocasolano, periodista de profesión, y el Príncipe de Asturias Felipe de Borbón, decidieron casarse un 22 de mayo de 2004. Una unión que despertó suspicacias en la Corona Española y mucha expectación de parte de la prensa internacional, dado que la novia era una plebeya y además estaba divorciada de un profesor de Literatura. A pesar de todos los ingredientes novelescos de esta historia, el matrimonio se consolidó frente a todos con la llegada de sus dos hijas, Leonor (primogénita del heredero del trono y segunda en la línea sucesoria) y Sofía (tercera en la línea de sucesión al trono).

El balance de estos 10 años de Letizia y Felipe ha sido positivo, aunque con algunos matices un tanto oscuros como el caso Urgandarin, que salpicó a toda la Familia Real. La Corona es una de las instituciones peor evaluadas por el pueblo español, aunque Felipe y su madre, la Reina Sofía, han mantenido a flote la imagen pública de La Zarzuela, en el último año han subido varios puntos, superando el 60% de aprobación ciudadana. Una de las medidas que se ha impuesto la pareja es no fotografiarse junto a la Infanta Cristina ni con nadie cercano a los recientes escándalos públicos.

Archivo: Revisa “El caso Urgandarin” y el de “La Infanta Cristina

La familia de Letizia tampoco se los ha hecho fácil. En septiembre de 2012 Telma, hermana menor de la príncesa, fue noticia cuando fue fotografiada junto a su hija Amanda en su colegio en Barcelona. ¿La razón? El padre de la niña, Enrique Martín Llop, no aceptó que su hija viviera en otro continente, y como ambos tienen la custodia, Telma simplemente debió cancelar sus planes de vivir en Estados Unidos con su actual pareja, el escritor Jaime del Burgo, conocido por su tendencia política conservadora. Tiempo después pareciera ser que esta relación no funcionó, o al menos eso gritó la pareja a los cuatro vientos. Sin embargo, hace unos días la revista ¡HOLA! España aseguró que Telma Ortiz y Jaime del Burgo se están dando una segunda oportunidad.

Archivo: Revisa “La camisa de Telma y Letizia, las hermanas Ortiz” 

Pero no todo es luchar contra la corriente. A pesar de que Letizia y Felipe han debido enfrentar “complejos panoramas”, no están dispuestos a pasarlo mal. Conocida como fanática del rock independiente, la príncesa asiste de vez en cuando a conciertos en completo anonimato. Su devoción por el solista estadounidense Mark O. Everett, conocido con su banda como Eels, la llevó a tomarse una foto en camarines con el artista y a pedirle una dedicatoria de su libro durante un show en Madrid. Este es el mismo grupo, que el ex Presidente de Estados Unidos George W. Bush catalogó como música “nociva para la juventud estadounidense”.

Archivo: Revisa “Mark O. Everett: el otro hombre de Letizia