MARTA LARRAECHEA, señora del presidente de la República

“1993 fue para mí muy especial. Tenía 49 años. Fueron meses de muchas emociones compartidas. Fue el año en que Eduardo, mi marido, ganó las primarias, donde en familia, con mis hijas, participamos activamente en la campaña. Luego se casó mi hija mayor. Verónica, que sin duda fue un hecho que nos emocionó mucho a todos y, por último, se realizaron las elecciones presidenciales, cuyo resultado nos llenó de orgullo y satisfacción”.

 

JAIME RAVINET, alcalde de Santiago

“Tres años de mi vida han sido mis favoritos. 1963, cuando tenía diecisiete años, salí del colegio y entré a la universidad; 1976, el año en que nació mi hija Macarena; y, en tercer lugar, 1988, cuando se inició el restablecimiento de la democracia en Chile”.

FRANCISCO JAVIER ERRÁZURIZ, senador

“Mi año favorito fue 1963. El día 19 de octubre de ese año, a las diez de la noche, bailando en La Chatelaine en la Plaza Pedro de Valdivia, la Toyita me dijo “sí”. Antes, se puso a llorar y me confesó que la sorpresa le había causado una gran emoción, pues no esperaba mi decisión. La verdad es que yo lo había disimulado lo mejor posible. Después, riendo, me respondió: yo también”. Así comenzó nuestro pololeo. Ella tenía entonces 16 años y yo, 21. Dos años después nos casamos, y desde entonces han transcurrido apenas 31 años. Ella sigue llorando cuando se emociona, y yo me la sigo pololeando porque llora, ríe y me quiere. Nada importante ha cambiado desde entonces”.

wp-450-francisco

ELIANA DE CASO, animadora de televisión 

“Hasta hoy, mi año favorito es 1994, cuando tengo 39 años de edad. Todo este tiempo he podido disfrutar de salud, de vida familiar, de estabilidad profesional y, muy importante, encontré mi pareja esperada, el hombre ideal para mí. En resumen, ha sido hasta hoy un año muy feliz y no podría esperar más a futuro. Es decir: gracias a la vida”.

OSCAR RODRÍGUEZ, director de televisión

“Mi favorito es 1966. Estaba sumido en una negra depresión provocada por un virus anti ingeniería comercial, carrera que abandoné por un profundo error profesional. Vendí conservas, cosméticos y seguros, lo que no ayudó en nada a levantarme el ánimo. Pero tras un curso y varios exámenes, fui contratado por canal 13. Me sentí más contento que pulga de hippie. Me encantaba lo que hacía, encontré buenos amigos, compré una motoneta, conocí lolas preciosas y ése fue el año en que definitivamente me picó la araña y me cambió mi vida”.

GABRIEL VALDÉZ, presidente del Senado

“El día de mi matrimonio en Viña del Mar, el 22 de junio de 1946, tenía 26 años. Fue el fin de un noviazgo largo y estupendo, con el inicio de un matrimonio feliz que lleva 46 años y, además, porque estaba sumamente enamorado y correspondido. Mi novia, Silvia Soublette, era preciosa, artista, inteligente y culta. Por todo, ratifico que lo más importante en la vida es el amor”.

 

FELIPE BIANCHI, editor del suplemento “zona de Contacto”

“Tenía 25 años para mi año favorito: 1990. Chile ya era un país decente (con Congreso y esas cosas), todavía estaban mis abuelos y partí a Italia para cubrir el Mundial de Fútbol (gran mezcla: mi país favorito, mi comida favorita y mi deporte favorito) y asistí a un recital de The Cure (mi grupo favorito, al menos por esas fechas). Al volver a Chile me fui a vivir solo por primera vez, me compré mi primer auto y me puse a pololear con la primera mujer que amé en mi vida (después vendría otra). Ese año, además, salió campeón Colo Colo (conducido por mi buen amigo Arturo Salah). Resumen: fui exageradamente feliz”.

JOSÉ JOAQUÍN BRUNNER, ministro secretario general de Gobierno 

“Uno de mis años favoritos fue 1969, cuando cumplí 23 años de edad. Para mi generación, ése fue un tiempo de descubrimientos, de asumir responsabilidades, de identificación con el país y sus posibilidades. Aprendimos mucho: a trabajar y compartir, a mirar más allá de nuestro círculo social, a vibrar con lo que ocurría en el resto del mundo. Fueron momentos de pasión, esperanza, alegría. ¿Quién pudo imaginar entonces lo que guardaba el futuro? Mirada en perspectiva, a pesar de todo, esa época mantiene para mí su valor, aunque haya perdido la inocencia”.

ELISEO SALAZAR, corredor de autos

“Mi año favorito es 1995. Tenía 39 años. Ese año cumplí el gran sueño de correr en la categoría Indy Car. A principios de año fui a probar el auto, y al subirme volví a tener la motivación de los 20 años. A esa edad se aprecian mucho más los logros, y haber llegado a participar el 28 de mayo en el evento deportivo más grande del mundo, las 500 millas de Indianápolis, con una asistencia superior al medio millón de personas, fue algo increíble para mí. Al final de la temporada, terminé entre los diez primeros del ranking. Viví durante el año en un departamento en Indianápolis, junto a un lago. 1995 fue fantástico. Es bonito hacer recuerdos del futuro”.

 

LUCIANO BRANCOLI, diseñador

“Mi año favorito fue 1975, cuando tenía sólo 28 años y mucho entusiasmo. Ese año logré desarrollarme en varias áreas que no había considerado. Fui ganador del Festival de la Moda, fotógrafo destacado, socio y diseñador de una gran tienda, tenía juventud y una relación sentimental estable. Opté a una beca en España, quedé seleccionado entre doscientos postulantes y decidí irme a pesar de los comentarios de mi familia y amigos, que creyéndome loco o inmaduro, no entendían mi determinación. Yo sí la entendí al día siguiente que llegué de Madrid, cuando abrí la ventada y respiré el aire frío. Me sentí libre. Hoy, mis logros se los debo en cierta manera a España, país en el cual viví cuatro años, estudiando y perfeccionando las condiciones que en Chile tenía ocultas”.

JULITA ASTABURUAGA

“El año en que nací es mi preferido. Me dio la oportunidad de vivir de una forma fantástica, y también triste, como es la vida de todos los seres humanos. Y porque Dios me dio la oportunidad de llegar a la maravillosa vida que nos tiene prometida”.

 

GLADYS MARÍN, secretaria del Partido Comunista

“Es difícil ser tan precisa, ya que muchos años tienen cosas buenas. Pero evocando, veo el 72 como un gran año, por mil razones. Tenía treinta años y mis dos hijos estaban chiquititos, tenía a mi esposo Jorge Muñoz (que hoy no está conmigo), y a mil amigas y compañeros. Tenía una araucaria en el jardín de mi casa. Ese año también descubrimos San Fabián de Alico, un hermoso pueblo donde dormimos en carpa, caminábamos kilómetros y kilómetros para llegar a lo alto del volcán El Monte Valiente, buscando su ojo de agua. Comíamos helados de nieve con canela, que traía un niñito en su burro, y todo era un estallido de bosques verdes, aguas claras y naturaleza. ¡La vida misma!”.

wp-450-gladys

HANS GILDEMEISTER, tenista

“Los años muuuy buenos son muchos, pero de ésos el mejor fue el de mi matrimonio en 1978. Margarita y yo formamos una maravillosa familia con nuestras cinco niñitas. Además, fue el mejor año de mi carrera: alcancé el lugar número 12 en el ranking ATP, venciendo en Copa Davis al número uno del mundo, Guillermo Vilas”.

wp-450-hans

LEO CAPRILE, animador de televisión

“De todas maneras, 1994. Me reencontré con mi alegría de vivir. Se cumplieron las metas más inmediatas de mi carrera. Quedé, finalmente, soltero y siento cariño muy especial de la gente hacia mí. ¿Por qué? Porque llevo catorce años sacándome la mugre en un medio donde debes tener, además de talento, mucha suerte para imponer ideas, estilos y tendencias, más aun cuando entiendes que la revolución fundamental es revolucionarse”.  

wp-450-leo

EVELYN MATTHEI, diputada

“1974: tenía 24 años. Fue un año intenso que me marcó para siempre. Después de una estadía de dos años en Inglaterra, mi familia volvió a Chile y me quedé sola. Enfrenté de un día para otro la vida de adulto. Tenía que trabajar para mantenerme, pero, al mismo tiempo, tuve la posibilidad y la libertad para gozar de la vida en Londres: Shakespeare con grandes actores, obras de Coward con Vanessa Redgrave, Nureyev y Fonteyn, Arrau y Fisher-Dieskau. Aunque tuve tertulias con gente inteligente y entretenida, sufrí el shock de estar enferma, sola y con muchísimo trabajo. Y aun más, la pérdida irreparable de mi mejor amiga, que todavía lloro. Ese año descubrí muchas cosas, pero la más importante fue aprender a enfrentar la vida con alegría.”

MÁXIMO PACHECO GÓMEZ, abogado

“El 17 de junio de 1948, cuando tenía 23 años. Ese día me recibí de abogado, ingresé a la Falange Nacional, con el patrocinio de Eduardo Frei Montalva, y me comprometí con Adriana Matte Alessandri. Durante 46 años he ejercido mi profesión y he sido profesor y decano de la Universidad de Chile. He sido militante del Partido Demócrata Cristiano y he ocupado cargos de embajador, ministro y senador. En mi matrimonio con Adriana hemos sido muy felices y hemos tenido 10 hijos y 18 nietos. Por todo ellos y por mucho más, doy gracias a Dios”.

ALFREDO CASTRO, director de teatro

“1977 marcó mi entrada al mundo profesional con el estreno de Equus, obra escrita por Peter Schaeffer y dirigida por Eugenio Guzmán. Interpreté a un adolescente que segaba a seis caballos con un punzón. Trabajé apasionadamente, bajo la guía cariñosa y comprensiva de Eugenio y Sergio Aguirre. No olvidaré jamás los gritos del público el día del estreno, las críticas, los artículos de prensa y el reconocimiento de la gente en las calles. Conocí la dicha, el éxtasis y el dolor de mi profesión en forma brutal, estuve poseso por el rol que interpreté y nunca pude explicar esa cancelación de mí mismo en escena. Supe que no escaparía de ella fácilmente y comprendí, entonces, que cualquier proceso creativo se desarrolla en la despreocupación por el resultado y en el continuo olvidar y olvidarse. Ese año marcará para siempre mi trabajo creativo: el de un jugador solitario”.

wp-450-alfredo

RICARDO SOLARI, vicepresidente del Partido Socialista

“1988 fue un gran año. Volvieron amigos que estaban lejos y ese año vivimos un lapsus irrecuperable de buen humor y tolerancia”.