MARÍA PAZ VILLEGAS
La perfección del Sudeste Asiático

Vivió entre Polonia, Malasia y Nueva York durante la década pasada. Desde que conoció al diplomático José Manuel Ovalle, los viajes fueron parte de la historia de la pareja. “En el Sudeste Asiático vivimos algunos de nuestros momentos mágicos”, cuenta la relacionadora publica de marcas de lujo, quien enviudó hace algunos meses.
Aunque ha paseado por los destinos más idílicos, María Paz no titubea a la hora de elegir su rincón en el mundo. “Me enamoré de los paisajes, la belleza de Tailandia y la gente de Cambodia. Son lugares que no se pueden dejar de visitar”, asegura mientras mira el Buda que trajo de recuerdo, y no puede evitar emocionarse.

MARIO GONZÁLEZ
La magnificencia de la Rusia Zarista

Wp-viaje-450

Para el hombre detrás de Rolex en Chile, elegir un lugar dentro de su bitácora de viajes no fue tarea fácil. Su pasión por la ópera lo hizo dudar entre Roma, Nueva York y Berlín. “Lo que sí tengo claro es que es mejor moverse acompañado que solo. Tienes que tener con quien ir comentando lo que ves”, afirma, antes de confesar: “Si tengo que elegir un único viaje fue el que hicimos con la familia a Rusia”. Recuerda los interminables paseos por sus calles, contemplar joyas arquitectónicas y colecciones únicas en el mundo, las visitas a parques de belleza excepcional, y la red de metro que es “una auténtica obra de arte”. Impactado por la magnificencia de la herencia zarista, siente que “recorrer el Ermitage de San Petersburgo, o cualquiera de los magníficos pueblos históricos del Anillo de Oro y los prados de flores silvestres del Cáucaso, es como estar viviendo un sueño”.

LUCÍA GALLO
Despertar en India

Wp-lucia-gallo-450

Mientras mira por el ventanal de su departamento, con música clásica con telón de fondo, la periodista y asesora en comunicaciones Lucía Gallo rememora su paso por la tierra de Gandhi. Y es que, sin exagerar, reconoce que India caló profundo en su corazón. “Es un shock que te cambia por completo la visión que tienes del mundo”, dice, al tiempo que asegura que nunca ha presenciado atardeceres más bellos. Uno de los momentos más impactantes fue el baño de millones de hindúes en las aguas del río Ganges. “Ese día nos levantamos antes del amanecer. Justo cuando los peregrinos caminan hacia el agua, conducidos por gurús con el cuerpo recubierto de ceniza, para celebrar un baño que según la creencia los lava de sus pecados”.

GONZALO BARROS
Emoción y hermandad en el caribe

Wp-viaje-450-2

Para el hombre detrás de la joyería Casa Barros cualquier momento es bueno para partir a navegar. Sus destinos favoritos son Chiloé, Turquía y el Caribe. Fue precisamente en esa zona donde hace dos años hizo un viaje especial. Para celebrar su cumpleaños, invitó a su mujer y cinco hijos a un paseo hacia las British Virgin Island, al lado de Puerto Rico. La travesía duró diez días y estuvo cargada de anécdotas. Pero hubo ‘algo’ que marcó la diferencia con otras vacaciones: “Justo en la mitad del viaje paramos en una isla que sólo tenía un bar en la orilla de la playa. Llevábamos diez días completamente desconectados cuando nos dimos cuenta de que estaban todos mirando por el televisor el rescate de unos mineros en un país llamado Chile. Fue una verdadera fiesta. A pesar de estar tan lejos nos sentíamos cerca, y pudimos compartir esa alegría”.

PATRICIA READY
Su encuentro con Juan Pablo II

Wp-ready-450

Corría el año 1995. La destacada galerista estaba en Alemania cuando su amiga María Luisa Tocornal le avisó que tenía entradas para ir a una audiencia con el Papa. No lo pensó dos veces y partió. “Hacía mucho calor y Roma estaba repleta porque eran días de beatificación”, recuerda. “Yo ya estaba feliz de ver a Juan Pablo II pero cuando llegamos nos fueron ubicando cada vez más adelante. Quedamos en primera fila, y la gente nos miraba como si fuéramos muy importantes”. Finalmente, el Sumo Pontífice no sólo se acercó a saludarlas y darles su bendición, también tuvo unos segundos para decirles que tenía muy lindos recuerdos de Chile. “Fue un momento que no olvidaré. Aunque se notaba que se desplazaba con dolor, él se veía perfecto, muy luminoso”. Pese a que su colección de arte tiene objetos de incalculable valor, esa fotografía junto a Karol Wojtyla es uno de sus tesoros más preciados.