Siete años de fertilizaciones in vitro esfumaron cualquier ápice de esperanza. Una sucesión de intentos fallidos a la hora de engendrar, hicieron pensar que la adopción era la única alternativa viable para que David Bowie e Iman, la modelo somalí, formaran su propia familia. Si bien ambos ya tenían hijos de sus matrimonios anteriores, un fruto de su amor actual era lo único que les faltaba para coronar un matrimonio que se levantaba como uno de los más estables en el mundo de los flashes. Por lo mismo, cuando se enteraron de que, pese a todos los pronósticos, al fin se convertirían en padres, no les quedó más que agradecer al cielo y considerarlo un milagro. Alexandria Zahra Jones vendría a marcar un antes y un después en sus vidas, especialmente en la del músico.

La primera aparición pública de ‘Lexi’ –como la apodan sus amigos– fue en una portada de la edición inglesa de la revista HELLO! Corría agosto del año 2000 y la pareja abría las puertas de su departamento en Nueva York para presentar a su pequeña de tan sólo 17 días. “Es el momento más feliz de mi vida”, afirmaba Iman, quien ya tenía una hija, Zulekha Haywood, fruto de su relación anterior con el jugador de básquetbol Spencer Haywood. “Será su primera y última entrevista”, agregaba David que, en ese entonces, disfrutaba de sus 53 años. Ya llevaban casi una década juntos y la felicidad de esta nueva vida no sólo se reflejaba en su inmensa sonrisa, sino también en el repentino cambio de actitud que el músico comenzaba a manifestar.

bowieiman450-2

Antes de su unión con Iman, la vida íntima de Bowie destacaba por los escándalos. Problemas con la cocaína, fiestas y una infinidad de rumores de faldas provocaron que su matrimonio con la modelo Angela Bowie se fuera a pique y el divorcio fue inevitable. Ni siquiera el nacimiento de Duncan Jones, su primer hijo, hizo que se replanteara su comportamiento de divo. Pero Cupido cambió el panorama. Una noche a comienzos de la década de los 90, puso a la modelo somalí en su camino y el flechazo fue instantáneo. “Mi atracción por ella fue inmediata y abrumadora. No podía dormir por la emoción de nuestra primera cita. En mi cabeza, que ella iba a ser mi esposa era un hecho. Nunca había perseguido algo con tanta pasión… yo sabía que ella era la elegida”, declaró el músico posteriormente.

Sin embargo, el extenso prontuario de excesos que caracterizaba a Bowie hizo que la maniquí dudara de sus sentimientos. “Yo no quería una relación con alguien como él. Pero como siempre he dicho: me enamoré de David Jones, no de David Bowie. Bowie es un personaje, un cantante, un intérprete. David Jones es el hombre que conocí”, sostuvo para The Guardian. Dos años después, él le propuso matrimonio en un crucero en el río Sena de París. Iman le dio el sí y en 1992 se casaron en una ceremonia privada en Lausana.

bowieiman450-1

El nacimiento de Alexandria vino a complementar una historia de amor digna de un cuento de hadas. “Siempre hemos estado muy cerca, pero con el nacimiento de nuestra hija esto aumentó como jamás lo imaginamos. Hay una alegría y una satisfacción que es palpable para los dos. Durante la noche, nuestras vidas se han enriquecido más allá de lo que creímos posible”, confirmó Iman. Alexandria se transformó en el tesoro más preciado de la mítica pareja y juntos formaron una familia que ni los cotilleos de la farándula ni las dificultades que la vida les impuso pudo trizar. En total, completaron casi 24 años de matrimonio y por 18 meses lucharon contra el cáncer de David. Durante ese camino, el milagro de sus vidas los apoyaba y contenía.

Hoy, ‘Lexi’ mantiene una rutina bastante privada. Alejada de los paparazzi crece como una adolescente normal. Con 15 años asiste al colegio, pasea con sus amigas y –tal y como vaticinó Bowie– jamás volvió a dar una entrevista. Claramente, la muerte de su padre la dejó con un enorme vacío. Duelo que tendrá que aprender a sobrellevar con la cabeza en alto. Ambas, madre e hija, seguirán adelante, orgullosas de haber sido los dos grandes amores en la vida del duque blanco.

Más sobre David Bowie: www.davidbowie.com