Una vez más la escuela de La Greda, en Puchuncaví, hizo noticia, pero no fue por algún plan modelo que se aplique a sus alumnos, ni por algún puntaje destacado con que el sistema mide las capacidades de nuestros niños ni por alguna iniciativa medioambiental digna de imitar.

El lunes 14 de septiembre se confirmó que una vez más sus alumnos debieron evacuar el lugar, y que éste debió ser clausurado –como ocurrió el 2011 por una intoxicación por azufre– a causa de una nueva contaminación. Claro que la causa no fueron las emanaciones de la refinería del sector de Ventanas, que dicho sea de paso tiene convertido el paisaje de la zona en un triste “peladero”. Esta vez la determinación la tomó el Seremi de Salud de Valparaíso a causa de los malos olores que provenían de una planta de tratamiento de aguas servidas, que causaron que unos 40 niños se vieran afectados.

A raíz de esto se iniciará un sumario para ver las responsabilidades, en cuanto a los niños, podrían volver a clases dentro de una semana. Fin.

Mi pregunta es hasta cuándo esos niños deben pasarlo mal por lo que respiran. Ya tienen una historia de intoxicaciones que da terror.

Claro que tampoco les va mejor a los de Santiago, Temuco, Rancagua con con cada episodio de alta contaminación.

Cuidar el medioambiente; sus aguas, el aire, los cultivos, los animales y las plantas no tiene nada de romántico, no es un sueño de un puñado de idealistas. ¿Cuándo van a entenderlo?. Sobrevivencia y eso nos incluye a todos, porque los que contaminan también se ven afectados. Quizá sería bueno que se dieran cuenta que es un problema que sí les afecta.

Comentarios

comentarios