¿Qué tienen en común los ex presidentes de Chile Ricardo Lagos, Eduardo Frei y Sebastián Piñera, con Pilar Sordo, Hernán Büchi y Elías Figueroa? Pues que todos ellos pertenecen desde sus respectivas posiciones de poder, fama, talento o experiencia profesional al mundo de los conferencistas o speakers, una tendencia que venía fortaleciéndose silenciosamente en Chile hasta que estalló el escándalo del Pentagate.

Bastó que Andrés Velasco, considerado entre los top five de los speakers más cotizados del país, justificara el pago de 20 millones de pesos por un almuerzo con los dueños de Penta por un “servicio profesional” similar a las presentaciones que hace en el extranjero, para que surgiera el interés de la opinión pública por saber más de este en apariencias lucrativo negocio. Principalmente porque este tipo de actividad se realiza en muchos casos bajo cláusulas de confidencialidad, tal como el mismo Velasco declaró en su momento ante la justicia.

Wp-andres-velasco-450

El boom de los conferencistas es una realidad y ya no es necesario ser un experto en un tema específico para convertirse en uno de ellos. A veces, basta con haber sobrevivido a una tragedia o vivir cinco minutos de fama para ingresar a él.

Sin embargo, la tendencia se ha ido profesionalizando. Los orígenes de esta industria hay que buscarlos en Estados Unidos y Europa hace más de 80 años, cuando surgieron las primeras agencias de conferencistas, encargadas de manejar las agendas de las personas más solicitadas para este tipo de eventos. Hasta hace poco más de una década, en América Latina esto funcionaba de manera más o menos folclórica, a lo amigo o por influencias.

El negocio fue creciendo tanto en número de empresas como en especialistas, y si al principio las temáticas preferidas eran de política, economía y negocios, ahora la cantidad de áreas a tratar es inagotable. Ex deportistas, humoristas, científicos, celebridades, héroes, sobrevivientes, gurúes, innovadores, expertos en liderazgo, empresarios, todos quieren ser speakers, aportar su experiencia o testimonio y darle un pequeño mordisco a la torta. 

Wp-sebastian-pinera-apoyado-450

Sin duda que los ex presidentes encabezan el listado de los conferencistas más solicitados a nivel mundial y también el de los más costosos. La mayoría de ellos prácticamente destina lo ganado por esta vía para mantener sus fundaciones o centros de estudio e investigación. 

El politólogo colombiano Santiago Zapata fundó en 2003 la que es hoy la principal agencia de conferencistas en Latinoamérica: HiCue Speakers, que tiene en su portafolio a un buen selecto número de ex presidentes, entre los cuales están tres chilenos: Ricardo Lagos, Eduardo Frei y Sebastián Piñera.

Pero también figuran Alan García (Perú); Luis Ignacio “Lula” Da Silva  y Fernando Enrique Cardoso (Brasil); Felipe Calderón y Ernesto Zedillo (México), Oscar Arias y José María Figueres (Costa Rica); César Gaviria y Alvaro Uribe (Colombia), aunque este último por ser senador no está dando charlas actualmente. 

La periodista Lydia Bendersky, representante en Chile de HiCue Speakers, cuenta que constantemente reciben solicitudes de chilenos que quieren ser incorporados al portafolio de la empresa, pero “lamentablemente no estamos reclutando más conferencistas porque nuestra base es de cerca de 800 speakers a nivel continental y más de 23.000 a través de nuestras alianzas internacionales”, explica la profesional. 

Wp-ricardo-lagos-speaking-450

En el listado nacional figuran también el ex presidente del Banco Central, José de Gregorio, y el último chileno incorporado al selecto grupo es el abogado y ex panelista de Tolerancia Cero, Juan Carlos Eichholz, quien como experto en temas de liderazgo lanzó en Nueva York su libro Adaptive Capacity.

Lydia Bendersky señala que además de los ex presidentes mencionados, entre los más solicitados en temas varios a nivel de Iberoamérica están el creador del Indice de Competitividad Mundial, Xavier Sala i Martin, que estuvo en enero recién pasado en nuestro país; el director del CID en Harvard University, Ricardo Hausmann; el ex director de la revista Foreign Policy y autor del best seller “The end of power”, Moisés Naím; el sobreviviente de la tragedia aérea de los Andes, Nando Parrado; el “Filósofo del Fútbol” y ex director del Real Madrid, Jorge Valdano; el co-fundador de Officenet, Santiago Bilinkis; y el ex director del Grupo HSM hoy conocido como WOBI, la primera compañía global multimedia dedicada al management del mundo, Eduardo Braun.

“Los temas de mayor interés entre los clientes son los que tienen que ver con management, liderazgo, innovación, marketing, estrategia, comunicación y perspectivas económicas. Pero la mayoría de los clientes casi nunca pide una persona específica, sino que quiere que los asesoremos con distintos nombres”, explica Bendersky.

¿Cuánto pide un ex presidente por dictar una conferencia? La ejecutiva de HiCue Speakers no entrega cifras. Pero para hacerse una idea, cabe recordar que en 2007 cuando vino a Chile el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, se habló de que cobraba 200 mil dólares por su charla sobre calentamiento global “Una verdad incómoda”, además de los costos del traslado aéreo en business class y alojamiento VIP.  

La agencia que lo representa, Harry Walker, es la misma que tiene a Bono, Kofi Annan y al matrimonio Clinton, Bill y Hillary, que se cuentan entre los speakers más caros del planeta. Se dice que piden entre 500 mil y 250 mil dólares por conferencia, según sea él o ella. Así, la famosa pareja financia The Clinton Foundation, cuando menos eso han explicado cada vez que se cuestiona sus altas tarifas.

Aterrizando los números a la realidad chilena, un medio digital (El Dínamo) publicó que tanto Lagos como Piñera pidieron 24 millones de pesos por hablar 20 minutos en el seminario “El Chile que queremos”, realizado por la Cámara de Comercio de Santiago en noviembre pasado para celebrar su 95 aniversario.

Wp-words-450

Fuera del país, la cifra subiría por lo bajo a los 100 mil dólares por conferencia. Lagos, con el fin de financiar su fundación Democracia y Desarrollo; y Piñera, para su fundación Avanza Chile.

Después de los ex presidentes, los expertos chilenos en macroeconomía figuran entre los más cotizados speakers. Entre ellos, sin duda, el rostro más “exportable” y conocido internacionalmente es el del economista José Piñera, creador del sistema de AFP, quien prácticamente recorre el mundo no sólo dando charlas sobre las bondades del mismo, sino colaborando en su implementación en más de 30 países. 

Otros famosos expertos chilenos muy solicitados como conferencistas y que están radicados en el extranjero son Ricardo Caballero, economista del MIT, y el consultor internacional Sebastián Edwards. A ellos hay que sumar a varios ex ministros de Hacienda como Hernán Büchi, Felipe Larraín y Andrés Velasco; y ex presidentes del Banco Central como José de Gregorio y Roberto Zahler. 

Si bien lo que cobran no es revelado ni por ellos ni por las agencias que los representan, las tarifas dependen si se realizan en el país o en el extranjero, si son contratados por empresas o para dictar charla a una universidad; si hay público o se trata de un evento interno, sin prensa, etc. Los valores fluctúan entre los 15 mil a 30 mil dólares.

Las asesorías, por ejemplo, son diversas y van desde almuerzos con directorios hasta conferencias con empresarios. Los precios varían: por un almuerzo un conferencista nacional puede cobrar entre 2 a 4 millones de pesos. Las charlas tienen otro costo y dependen de cuánta gente esté convocada, si utilizan o no power point o si es abierta o con prensa. Para estas charlas se cobra un 50% más de lo que cuesta el almuerzo.

En caso de que el conferencista viva en el extranjero, hay que sumar los pasajes en clase ejecutiva, alojamiento y alimentación.

El sociólogo Eugenio Tironi figura siempre entre los analistas políticos más solicitados a nivel nacional. Sin embargo, él aclara que no tiene una línea de negocio en dictar charlas sino que responde a invitaciones que le hacen.

“Generalmente me proponen que analice temas de carácter sociológico como qué está pasando en la sociedad chilena, o bien de tendencia, por ejemplo, qué está pasando con los consumidores, ese es un tema que interesa mucho”, explica Tironi, quien junto con el periodista Ascanio Cavallo,  otro analista político de renombre, conforman la empresa Tironi & Asociados.

Las razones de este auge de los speakers, según Eugenio Tironi, responde a que hoy es muy importante motivar a los trabajadores para incrementar la productividad. Por eso abundan las conferencias, los talleres y seminarios. “Además, sale más barato hacer un taller que reajustar los sueldos. Sale más a cuenta pagarle tres millones de pesos a un charlista. Donde quiera que veas, están todos los salones de los hoteles ocupados con estos eventos”, acota.

Patricio Navia, Héctor Soto y Max Colodro también forman parte de esta categoría.

Un hito importante para el auge de este tipo de charlas lo marcó el terremoto de 2010, según dice el creador de CharlasMotivacionales.cl, Julio David Suárez Soto. “Ese año, bajó drásticamente la demanda por contratar artistas y nos dimos cuenta de que dada la catástrofe, se iba a necesitar mucho levantar la moral en las personas. Por eso nació este portal”, explica el emprendedor de 32 años.

Wp-speaker-speaking-450

A su juicio, y también al de Eugenio Tironi, la conferencista más cotizada a nivel nacional y en Latinoamérica es, sin duda, la sicóloga Pilar Sordo. Ella es la número uno en cuanto a motivación se refiere. Después están en el portafolio Mario Sepúlveda, el ex minero del rescate del siglo quien con el pronto lanzamiento de la película “Los 33”, se perfila como hit este 2015; Elías Figueroa, Harold Mayne Nicholls, Daniel Durand, militar sobreviviente de la tragedia de Antuco, y Sebastián Keitel, entre otros. 

“Los temas que más nos solicitan las empresas son charlas ciento por ciento motivacionales, donde se puedan transmitir tópicos de liderazgo y trabajo en equipo, siempre acompañadas de una historia de superación o disciplina. La idea es transmitir que con  trabajo y dedicación se pueden lograr cosas importantes. Generalmente las empresas que contratan son transversales, pero principalmente son departamentos de ventas,  reuniones de cargos medios y altos, empresas en proceso de cambio, etc.”, explica Suárez.

Los precios van desde los 500 mil a los 10 millones de pesos por conferencia, dependiendo del relator y la agencia cobra una comisión que fluctúa entre un 10 a un 20%. Ha sido tal el éxito —con un promedio de 100 charlas al año contratadas— que el portal fue lanzado también en Perú, México, Bolivia, Uruguay, Colombia, Argentina y Ecuador, con conferencistas locales.

La sicóloga Pilar Sordo admite que este 2015 tiene el calendario de charlas totalmente copado con viajes fuera de Chile cada mes por medio y durante máximo 10 días. El colapso por estrés que sufrió el año pasado la obligó a bajar la intensidad, porque antes ella viajaba todos los meses y hasta por 15 días.

Nos explica que su agenda es 50% remunerada y 50% gratis: “Tengo mi fundación a través de la cual elijo a entidades en las que voy a cooperar gratuitamente, este año serán Carabineros, Investigaciones y el Hogar de Cristo. Con todos ellos me reúno y termino de armar mi agenda en conjunto”, agrega.

A Chantal Signorio intentaron mil veces persuadirla de no realizar sus festivales culturales “Puerto de Ideas”, porque las conferencias estaban “muy desprestigiadas y a nadie le iban a interesar y mucho menos, pagar por ellas”, recuerda. En 2010 partió con el primero en Valparaíso y en total ya van cuatro versiones, con invitados de renombre internacional como Svetan Todorov, Julia Kristeva, Almudena Grandes, Bruno Latour, David Grossman, Paolo Giordano, Juan Villoro y Giacomo Rizzolati, entre otros.

Para abril de este año están anunciados para el segundo festival de Ciencias en Antofagasta, nada menos que la premio Nobel de Química Ada Yonath y el fotógrafo científico Rob Kesseler. 

“Hacemos dos festivales al año, uno de Ciencias que se realiza en Antofagasta (10, 11 y 12 de abril) y el quinto de Valparaíso, se hará el 6, 7 y 8 de noviembre de 2015. Nosotros invitamos a gente de las más diversas áreas a contar lo que hacen, a hablarnos sobre su trabajo, muchos son académicos, pero no todos, la mayoría no tiene experiencia de hablar en público. Nosotros no les pagamos sino que a veces damos un honorario simbólico, una especie de viático, pero no hay un pago al conferencista internacional, los traemos en business, pero no vienen por dinero sino porque quieren dar a conocer su trabajo, son personas que han dedicado su vida a una investigación, a un proyecto, y les interesa difundirlo”, explica Chantal Signorio.

Lo cierto es que la lista de conferencistas a nivel nacional e internacional crece cada día. En Chile el universo es tan variopinto que podemos encontrar en él nombres como el humorista Bombo Fica, el pianista Roberto Bravo, el piloto Eliseo Salazar y el tenista Nicolás Massú, entre otros muchos más convencidos de que pueden aportar y motivar a grandes audiencias.