Un estudio de la Universidad de Gales del Sur revela que las mujeres consideran que los hombres con barba son más sensatos, responsables, atractivos, transmiten más seguridad, son destacados amantes, sobresalientes compañeros sexuales y hasta mejores padres. ¡Si al parecer la barba es más completa que una navaja suiza!

Wp-hombre-actor-barba-450

Todo comenzó cuando un periodista español decidió crear un blog personal para ocupar sus horas muertas. Con la idea de registrar sus propias experiencias, notó que todas sus anécdotas tenían un denominador común. No era una amiga, hermana o pareja, sino su propia barba, aquella que lo acompañaba desde los diecinueve años. He ahí el nacimiento del nombre No sin mi barba, la web que a los pocos días de estrenada tomó un giro para centrarse en el lifestyle masculino y con el foco puesto en el vello facial de moda.

Carles Suñé es el creador de la famosa web —y de una cuenta de Instagram con el mismo nombre—, mientras que Alfonso Casas (por cierto, también barbudo) no es solo uno de los nombres más valorados en la ilustración barcelonesa, sino además alguien que supo demostrar un gran talento para dibujar a hombres con todo tipo de barbas. Ambos están detrás del libro que lanzó la editorial Lunwerg a los pocos meses de sacar el blog, y que llevó al papel la recopilación de datos, anécdotas y largas conversaciones con todo tipo de profesionales de la barbería. 

Qué tipo de barba te viene, cuáles son los cosméticos que hay que utilizar, una galería de barbudos célebres de ayer y hoy, e incluso la puntiaguda pregunta ¿se tiene más sexo con barba? Mil y una respuestas que encontramos en este verdadero manual pluscuamperfecto para el velludo del siglo XXI que nos lleva a un recorrido que va desde el Antiguo Egipto, donde era señal de autoridad, hasta los hipsters de hoy en día, que han rescatado este atributo como un elemento indispensable en la estética masculina. Historia, actualidad, todo tipo de consejos y hasta un calendario ilustrado. 

Wp-beckham-barbudo-450

“Mi parte favorita de esta travesía fue crear la estructura del libro, plantear los capítulos y pensar en ideas divertidas que resumieran el sentido de lo que quería decir”, cuenta el autor. Porque en el intento de hacer una publicación que pudiera interesarle a todos, logró encontrar el punto de equilibrio entre la información y la explicación con humor. Una propuesta muy bien recibida por el público y que Suñé agradece: “En España hemos recibido un feedback muy positivo y ya nos piden una segunda parte. Y pese a que por ahora no se distribuye en otros países, son muchos los que desde Latinoamérica se muestran interesados por conseguir nuestra obra. Es muy halagador”.

Y cómo no sentirse atraído por la llamada “biblia de la barba”, si hasta le han asociado una misión evangelizadora. Carles Suñé ríe ante esto y aclara que “más que eso, es una invitación a iniciarse y/o conocer más de todo lo que implica la barba, ese hirsuto elemento masculino que es mucho más que vello facial” y agrega que la verdadera importancia está en entender que más allá de una moda pasajera, se trata de un elemento de identidad personal, una actitud y “una carta de presentación de nosotros mismos frente a los demás”.

Respecto a su democratización —en las últimas semanas de la moda masculina la barba sobre la pasarela ha sido una constante—, Suñé opina que se trata de un proceso totalmente natural como cualquier rasgo o característica que nace y se consolida en un grupo reducido o tribu urbana, y que es adoptado por el público más mainstream. El autor cuenta que hay tendencias que pueden ser más pasajeras y otras pueden radicarse. Para él la barba cae en esta última clasificación.

En cuanto a los aspectos más prácticos que enseña este libro, hay tres puntos básicos del cuidado de la barba que se dividen en higiene, hidratación y styling. El primero porque es necesario limpiarla de todos los factores que la ensucian (comida, líquidos, humo). Jabones neutros y especiales deben ser los nuevos básicos en la rutina. El segundo son los bálsamos y aceites que evitan la sequedad tanto en la piel como en el vello facial. Por último, es necesario peinarla y acudir al barbero para darle forma. Un secreto para el bigote es moldearlo con un poco de cera.  

Wp-guardiola-pep-450

En resumidas cuentas, para Carles Suñé, la barba es el bonsái del hombre. “Es un elemento que nos crece en la cara y del que debemos tener cuidado: limpiarla y cuidarla, así como se hace con los bonsái, que se podan, se riegan y se miman. Porque la barba no es una cuestión de centímetros, es una cuestión de tiempo y, por supuesto, muchísimo cuidado”.