“Siempre he sabido que la paternidad no es para mí. Tener niños es un gran compromiso y debe ser una prioridad máxima. Pero mi preferencia es el trabajo, es por eso que nunca me casaré de nuevo”, decía en diciembre de 2011 un decidido George Clooney al medio australiano Daily Telegraph.

Casi tres años después, el soltero más codiciado de Hollywood se tragaba sus palabras, tras dar el sí en el Hotel Aman de Venecia luego de caer rendido ante los encantos de la abogada británica-libanesa Amal Alamuddin (39). Y claro, sólo sería cosa de tiempo para que el actor volviera a retractarse, esta vez sobre su primera sentencia.

Es que al parecer, la cigüeña visitó a los Clooney y por partida doble. Si bien aún no ha sido confirmado, una seguidilla de capturas paparazzis han mostrado cómo la pareja intenta ocultar lo evidente. Una incipiente barriga que, tras una serie de vestidos y outfits holgados, es la prueba más clara de que Amal estaría embarazada, y nada menos que de mellizos.

“Cuando se enteraron de que eran dos hijos se quedaron muy sorprendidos, felices pero con un poco de miedo, ya que ambos habían dicho que con uno era suficiente. Aunque la noticia de que sería un niño y una niña les devolvió la ilusión y ahora piensan que se ganaron la lotería”, explicó una fuente cercana a la revista estadounidense In Touch.

Hace poco, el actor y su mujer fueron vistos en el aeropuerto de Los Angeles en una actitud bastante cariñosa. Ella, en un jersey amplio cubierto por un abrigo, look inusual para la abogada experta en derechos humanos. Él, pendiente de ella en todo segundo, ayudándola a bajar cada peldaño y haciendo gala de una caballerosidad única. Actitud protectora que en seguida prendió la alarma en los tabloides. El anuncio ya se venía esperando desde que se escucharon los primeros cuchicheos sobre los supuestos intentos de la pareja por convertirse en padres.

Con 55 años, George se veía con dificultades para concebir, por lo que decidieron darle una oportunidad a la fertilidad in vitro, opción que rápidamente trajo frutos. Sin embargo, los tortolitos prefieren mantener silencio y Amal ha esperado en bambalinas, evitando cualquier aparición pública. Hasta ahora, los únicos retoños de los que se hacen cargo son sus dos perros rescatados, Millie y Louise, pero las mascotas no fueron suficientes y el instinto paterno del actor tarde o temprano se dejó ver. Según afirman medios extranjeros, el nacimiento de los mellizos estaría pronosticado para los próximos meses, incluso algunos se han atrevido a hablar de marzo.

Un doble terremoto que vuelve a cambiar los paradigmas en la vida de quien fue el soltero de oro. Atrás quedaron las galanterías, noches de fiesta y aires de eterna diversión. Hoy, el ganador de dos premios Oscar debe equilibrar sus prioridades, dedicarse a la familia y, eminentemente, a sus hijos. Le costó, pero sólo fue cosa de encontrar a la indicada para que el protagonista de Gravity (2013) y Tomorrowland (2015) sentara cabeza.