Siempre atentas, las redes sociales reaccionaron al segundo ante lo que escuchaban. Porque uno de los méritos del documental Going Clear —que estrenó HBO en Estados Unidos y se convirtió en récord de sintonía para la cadena— no fue describir el funcionamiento de la polémica Cientología, que siempre da tema para titulares y especulación. El valor de este trabajo ganador de tres premios Emmy (y que desde este mes está disponible en Chile por streaming) es sacar palabras a rostro descubierto de aquellos que fueron víctimas de la venganza de esta autodenominada iglesia una vez que decidieron irse. Pero también hablaron frente a las cámaras aquellos que estuvieron a cargo de practicar las revanchas: hostigadores, chantajistas y vigilantes que iban tras los desertores. Testimonios sin miedo.

Y esas valientes revelaciones no están en el aire. Existe un hilo conductor en el relato de esta película que siempre cierra en el retrato acusocio —con hechos, cartas, declaraciones de su ex mujer y cercanos— del fundador de este sistema de creencias: L. Ron Hubbard.

cientologiaok

La base en la construcción de este documental es el libro Lawrence Wrigh, que ganó innumerables reconocimientos en 2013.

Pero el antes y después siempre pasan por Hubbard: su fijación con las historias sobrenaturales y del espacio (que escribía para pasquines antes de la Segunda Guerra Mundial) que, incluso, terminan en dibujos y fórmulas guardadas en una maleta ‘sagrada’ a la que sólo acceden aquellos que pasan todos los niveles de instrucción. Gran decepción para ex manos derechas de este hombre que se encontraron siguiendo por décadas el delirio de Hubbard.

También esa violencia de la organización no se desliga de la que este fundador siempre exhibió. El ejemplo sin lugar a refutación es cuando rapta a su pequeña hija y amenaza con matarla si su madre (Polly Grubb) intenta encontrarla con denuncias a las autoridades.

cientologiaokk

Tras su muerte en 1986, su sucesor David Miscavige (55) ‘profesionalizó’ la intimidación para quienes quisieran partir.
En días en que un documental exhibido en TV también puede postular al Oscar (para fomentar al género), esta cinta del director Alex Gibney regresa a las noticias porque está en campaña para ese premio. Y en Hollywood están los máximos ‘embajadores’ de la Cientología, por lo que los líderes de esta última están tratando de evitar cualquier tipo de reconocimiento de la Academia.

Esto sucede justo cuando HBO repuso el documental y la actriz  Leah Remini (King of Queens) promociona su libro Trouble Maker, donde relata las penitencias que debía cumplir ante ‘debilidades’ (como pedir epidural en un parto), los ataques que recibió por dejar la organización y su relación con Tom Cruise. Obviamente, ella fue desvinculada de la vida del actor. Y en meses en que su nombre no figura en nominaciones a galardones, su figura está en primera línea por la no ficción.

>Vea Going Clear www.netflix.com