En una ciudad poco conocida de México llamada Villahermosa (Tabasco), existe un lugar dentro de un parque llamado Casa de la Tierra. Entre garzas, coatíes y uno que otro cocodrilo, como habitante del entorno, se emplaza este lugar que tiene como tarea recordarnos lo frágil de nuestro entorno, así como también entregar datos sobre el cambio climático y el calentamiento global.

Entendiendo a la tierra como nuestra casa y los millones de años que tiene de vida, este lugar nos enseña de manera gráfica e interactiva nuestra evolución como planeta y especie. Con guías bien informados, claros y sin guiones aprendidos –sino con real conocimiento e interés– que se entregan a dar información con amabilidad. Como está apoyado por la NASA, cuenta con interesantes imágenes de la Tierra que permiten observar con mayor detalle el impacto de nuestras acciones a través de los años.

El espacio actúa además como una galería para que los artista con interés medioambiental muestren sus trabajos. Es así como se pueden encontrar exposiciones que permiten mostrar a los animales de la zona, algunos aún en peligro de extensión, o esculturas realizadas com material reciclado como botellas pet recogidas en playas. Aquí también se realizan talleres sobre temas como consumo responsable de energía o reciclaje.

Wp-Casadetierra-2

El costo para ingresar es casi ridículo si hacemos la equivalencia: cerca de $750 los niños, y $2.250 los adultos, claro que no es el único en ese país, ya que existen otras ciudades con espacios similares. Yo me quedaría tranquila sabiendo que en Chile, y dentro de poco nuestras autoridades se preocuparan por instalar un lugar similar. El beneficio sería enorme, pensando en nuestra futuras generaciones.

Comentarios

comentarios