Las formas de obtener energía del sol cada vez se diversifican más. Ya no sólo son las enormes placas solares que vemos en algunas casas y edificios sino que hay quien buscaron una alternativa incluso un poco más amable y menos notoria, como las tejas solares. Y es que ese también es un punto que importa, en Europa por ejemplo, específicamente en los edificios y monumentos históricos de Italia, no se puede llegar e instalar un panel ya que afecta la estética de la construcción.

Wp-tejas-solares-450

Fue así como surgieron alternativas más pequeñas, menos visibles pero igual o más útiles que permitan captar la energía solar con la misma eficiencia.  Se trata de tejas de plástico que parecen de arcilla, ideales para instalar en un entorno como el de la romántica Venecia o también están las de vidrio transparente.

Con distinta apariencia y materiales ambas tienen un sistema que permite almacenar calor y luego tenerlo disponible para que se pueda utilizar para temperar el agua y además calefaccionar un lugar, como en el caso de las de vidrio.

Solucionando los temas estéticos y prácticos las ventajas económicas también son un argumento muchas veces contundente para optar por una opción como esta.

Comentarios

comentarios