Se niega a partir. Cruza a este siglo y mantiene frescura en todo: moda, diseño, política y también en crimen. Mientras Mad Men deja la pantalla con ese aire de sofisticación y crisis existencial y la TV guarda el decenio de Don Draper como fantasma para nuevas generaciones, otra serie cruzó fronteras como sinónimo del propio demonio: Charles Manson.

Paradójicamente —con 80 años y condenado de por vida en la prisión de Corcoran—, el asesino de la embarazada Sharon Tate (actriz y mujer de Roman Polanski) se mueve sin problemas fuera de las rejas en la memoria e imaginación de quienes lo recuerdan con terror o entre aquellos que les intriga su perversa mente.

Wp-charles-manson-450

Apostando a una combinación de esas dos sensaciones, debuta a fin de mes Aquarius (NBC). Y quien lidera la tensión es David Duchovny (Los Archivos X, Californication), como el sargento Sam Hodiak. Este policía va tras las pistas de una chica desaparecida cuando cruza su paso con este líder de secta. Son los años previos a que manche, de la manera más horrorosa, sus manos con sangre. La cadena abierta replica el esquema de elogiadas producciones en canales de cable y plataformas de streaming: concentra el suspenso en 13 episodios en un soleado Los Angeles de fines de los ’60.

Esta no es la única producción con este condenado como figura relevante. Netflix compró en marzo la película Manson Family Vacation, comedia negra sobre un par de hermanos que recorren —a modo de tour— los sitios de sus matanzas.

El año pasado, a propósito de los 45 años del ataque, se estrenó un documental y se imprimieron reportajes sobre la masacre en la mansión de Polanski en Beverly Hills. 

Ola ‘conmemorativa’ que se mezcló con los temas del ‘corazón’ de Manson. El célebre prisionero mantuvo seducidos a los tabloides cuando anunció que preparaba su matrimonio con una guapa chica de sólo 27 años llamada Afton Elaine Burton. Fue él quien canceló el compromiso en febrero al enterarse que la entusiasta novia —obsesionada con este asesino serial desde que era una escolar de 17— y amigos planeaban hacer negocio con su historia (¡y hasta cuerpo!) cuando muriera.

Y en paralelo a cada noticia que gatilla este desequilibrado sujeto, siempre hay un libro sobre él en producción o lanzándose en librerías.

Extraña fascinación. Mejor fantasear con los ’60 con la imagen de Don Draper. No hay dónde perderse.