¿Dónde están? Las historias son infinitas: políticas, de redención, suspenso, horror, románticas, heroicas, judiciales. Pero nada. Sólo la prensa de TV ha logrado satisfacer el relato masivo de la historia de Colonia Dignidad con reportajes en profundidad y seguimiento a algunos de sus habitantes.

Han pasado ocho años desde la captura de Paul Schäfer y se mantiene la deuda. Una pena, cuando existe literatura de sobra con la radiografía de Villa Baviera y sus pobladores.

De nuevo: ¿dónde están las películas?, ¿las series?, incluso, ¿el reality show? Osvaldo Lübbert con su ficción Die Kolonie (1987) para la televisión alemana surge como una excepción, de la mano de un piloto de serie con Edgardo Bruna como el fallecido líder alemán del enclave en Parral.

Con el abismo que distancia a los pobladores de Colonia —dado su pasado de terror—, fácilmente podrían convertirse en unos ‘amish a la chilena’. Los ‘sobrevivientes’ y nuevas generaciones muestran su ánimo por salir del oscurantismo: sus productos ya están en los supermercados de Santiago, dan paseos por sus predios vestidos de tiroleses y tienen hotel con hot tubs. Nueva vida que deja marcando ocupado a quienes crecimos con el misterio tras sus portones.

Los ocupantes de Villa Baviera tienen referencias de sobra en la comunidad amish estadounidense para seguir sus pasos e impactar en la cultura pop. Y no sólo se trata de recordar a Harrison Ford en Testigo en peligro.

Los menonitas llevan un rato marcando una pauta que ya aterrizó en Chile: El canal TLC transmite semanalmente el reality Mundo amish: rompiendo las reglas, que muda a cinco de los jóvenes de su reservada comunidad anclada en el pasado a un Nueva York con todas sus tentaciones. En cuanto a libros, hay toda una producción de títulos (en la mayoría románticos y con una inocente heroína) que abordan a este grupo rural norteamericano y que alcanza récords de ventas. La industria de la moda ya replicó hace unas temporadas el estilo amish en las pasarelas. Y los vilipendiados hipsters —según informó el LA Times— están copiando algunas costumbres retros de ese pueblo en la gran urbe.

Mientras pasa todo eso, me siento a esperar que llegue la miniserie del escape de Salo y Tobías y la película (al ritmo Munich) con la captura de Schäfer.

Comentarios

comentarios