JOSÉ ANTONIO NEME
UNA HUMITA PARA FELIPE BIANCHI

El 2014 fue movido para el periodista José Antonio Neme. Emigró de la casa televisiva que lo vio nacer (TVN) para sumarse a las filas del matinal más exitoso del año: Mucho Gusto (Mega). Desde los estudios de Vicuña Mackenna saca su papelito y cuando lee el nombre lanza una risotada. “A Felipe Bianchi le regalaría una humita, creo que le quedaría genial. Más ahora que está en Tolerancia Cero. Además de ser un gran periodista es un tipo muy estiloso. ¡Que se atreva!”, exclama.

Wp-borghi-450

VANESSA BORGHI
UNA COLECCIÓN DE COMICS PARA FRANCISCO ORTEGA

La escultural modelo argentina Vanessa Borghi tiene mucho que agradecer al año que se va. Dio el gran salto de la mano de Kike Morandé en la animación y se casó en un matrimonio de ensueño en Las Vegas. Apenas lee que su amigo secreto es el periodista y escritor Francisco Ortega pide un par de horas para investigar sus gustos antes de dar a conocer su elección. Muchos googleos después, define: “Ya sé qué le compraría: una colección de cómics. Estoy segura que es algo que le va a gustar”.

Wp-fidalgo-450

PAMELA FIDALGO
UN SET DE PRODUCTOS GOURMET PARA JOSÉ ANTONIO NEME

Entre las dos sucursales de su empresa gourmet Coquinaria y las extenuantes grabaciones de Top Chef, el exitoso reality de la estación pública, la chef Pamela Fidalgo se confiesa a través del regalo que elige para José Antonio Neme. “De todas maneras le regalaría un set de productos de Coquinaria. Sé de buena fuente que el tema de la gastronomía le apasiona, por lo que creo que la elección sería una fuente de placer en un año tan ajetreado como el que tuvo. Hay que pensar en cómo transmitir felicidad con los regalos y con esto cumplimos esa máxima con creces. Va a gozar”, afirma.

Wp-ortega-450

FRANCISCO ORTEGA
UN CAJÓN DE MANZANAS PARA VANESA BORGHI

Con Logia, su ópera prima convertida en best seller, el periodista Francisco Ortega consiguió el sueño de cualquier escritor: traspasar las fronteras. Ad portas de publicar a nivel latinoamericano y con la energía del éxito rondando a su alrededor, no oculta su felicidad al conocer la identidad de su amiga secreta: Vanessa Borghi. “Le regalaría algo muy simple. Para alguien tan perfecto como ella, lo más perfecto que se me ocurre es un cajón de manzanas verdes. Delicioso, ¿no?”.

Wp-contador-450

JAVIERA CONTADOR
UN DÍA DE SPA PARA MANUEL JOSÉ OSSANDÓN

Para la multifacética actriz Javiera Contador el nombre de su elegido, Manuel José Ossandón, le transmite mucha adrenalina, pero también una cuota de estrés importante. “Se me vienen muchos regalos a la mente pero pienso que lo que él realmente necesita es un día de spa, aunque no sé si podrá estar mucho rato sin moverse porque es bien hiperkinético. Le vendría genial hacerse un buen masaje descontracturante para sacarse todo el 2014 del cuerpo y no llegar al 2015 lleno de tensiones. Luego de ese instante de desconexión, en el que también le harían todo tipo de terapias antiestrés, le regalaría un asado con amigos, al más puro estilo Club de Toby”, dice. 

Wp-ossandon-450

MANUEL JOSÉ OSSANDÓN
UN PICNIC FAMILIAR PARA JAVIERA CONTADOR

Con la experiencia que le da tener ocho hijos, el líder de Renovación Nacional Manuel José Ossandón asegura que para las fiestas de fin de año lo más valioso es el tiempo para compartir con los seres queridos. Por eso, al conocer el nombre de su amiga secreta no lo piensa dos veces. “Javiera Contador fue madre hace poco tiempo, así que pienso que el mejor regalo que le podría hacer es un picnic familiar en alguna linda plaza capitalina. Un momento para disfrutar en familia pero sin estar ciento por ciento desconectada. Además, su marido es director argentino y los transandinos sí que saben cómo aprovechar y dar vida a los espacios públicos”.

Wp-bianchi-450

FELIPE BIANCHI
DESCANSO Y VIAJE PARA PAMELA FIDALGO

A punto de partir a un año sabático junto a toda su familia a Nueva York, Felipe Bianchi hace un alto en los preparativos para pensar en un presente para la chef Pamela Fidalgo. “Mi regalo es descanso. Obligatorio. Esta niña, pienso, necesita un viaje. Sol, agua, arena. Que pueda soltarse el pelo, andar a pata pelá, en pareo, sin ese uniforme de chef tan grandote y tan cerrado. Muchas horas de sueño. Hamacas, flores, masajes, esencias, hierbas, sandalias, piel bronceada, comida con la mano, frutas chorreando por el brazo. Y un segundo pasaje; ella verá a quién invita. En business, claro. Esta niña, pienso, no está para turista”.